Take a fresh look at your lifestyle.

Sintoniza Con Tu Cuerpo Energético Para Auto-Curarte Fácilmente (5 Pasos Claves)

La auto-curación no es tan complicada como tú pudieras pensar. Sintoniza con tu cuerpo energético de forma fácil y rápida, para cambiar tus emociones y estado de salud en unos pocos minutos. Todos estamos hechos de energía, Todos somos auto-curativos.

Los modelos médicos orientales y antiguos se han basado en la energía durante miles de años. Somos testigos de la habilidad de nuestro cuerpo para sanarse a sí mismo cuando los pequeños cortes sanan, y con nuestra expectativa, “esto sanará”.

Sintoniza con tu cuerpo energético y manifiesta tu intención para cambiar de forma positiva el estado de tu vida física, mental, emocional y espiritual, utilizando el flujo de tu propia energía curativa.

Sintoniza con tu cuerpo energético

Somos energía, y nuestra energía es potencialmente amorosa y curativa.

Aprende 5 fáciles pasos y sintoniza con tu cuerpo energético:

En unos pocos y simples pasos, tu puedes traer una maravillosa sensación de paz a tu cuerpo.  Con ellos, sintoniza con tu cuerpo energético y usa tus pensamientos y emociones para cambiar tu frecuencia vibratoria y permitir que tu energía fluya libremente.

Es algo tan sencillo como cambiar de un canal de noticias de reportes negativos, a tu canal del programa de comedias favorito, y relajarte con el cambio.

Tu día puede tomar una nueva dirección que te invita a la facilidad, al fluir de tu energía, e incluso a los “milagros” en tu vida.

5 Fáciles pasos para sintonizar con tu cuerpo energético y auto-curarte:

Te recomiendo que leas todos los pasos, y luego dedica los siguientes cinco minutos para poner en práctica lo aprendido!

Respirando de forma consciente

1. Siéntate en una posición cómoda y toma conciencia de tu respiración

No hay necesidad de cambiar el patrón de tu respiración, sólo presta atención al flujo, dentro y fuera, dentro y fuera. No hay que juzgarlo, no hay que cambiarlo, sólo darse cuenta.

Esto es simplemente para hacerte “presente” y evitar que algunos de los pensamientos interminables interfieran durante los próximos minutos.

El “presente” es el único punto desde donde podemos hacer contacto pleno con nuestro cuerpo energético.

2. Toma tus manos (palmas juntas) frente a ti y frota rápidamente durante 30 a 60 segundos

Deja que se calienten por la fricción y siente ese calor.  Dedícate una pequeña sonrisa mientras te frotas las manos por el tiempo indicado.  Sonreír en sí mismo es curativo y tiene la capacidad de cambiar nuestro estado de ánimo en pocos segundos.

3. Sostén tus manos a una distancia de 6 a 8 pulgadas una de la otra, de frente a la otra.

Siente la energía que fluye a través de ellas. Esta energía está siempre aquí,  la estás sintiendo ahora debido a la intención y al despertar de tu conciencia a ella.

Siente que ésta energía se sintoniza contigo. Siente que esa energía es parte de ti. Sigue sonriendo, ¿no se siente genial?

Activando la energía de nuestras manos

4. Cierra los ojos. Mira a ver si puedes mover la energía por tus brazos, a través de tu cuerpo

No hay una “manera incorrecta” de hacer esto. Estás despertando tu cuerpo energético con tu intención y tu intención es sentir y sanar.

Observa si puedes mover esa energía a cualquier parte de tu cuerpo, en la que puedas sentir algo de estrés o enfermedad.

Activar el flujo de nuestra energía y manifestar nuestra intención de sanarnos, trae cómo resultado la auto-curación.

Déjala allí sabiendo que te está enviando amor y “energía curativa” positiva.  Si sientes que estás perdiendo el contacto con tu energía, vuelve a frotar las manos nuevamente.

No hay juicio y no hay manera de hacer esto incorrectamente.

Imagina la energía de cualquier manera que se sienta bien para ti. Tal vez sólo quieras sentirlo o tal vez quieras imaginártelo como una luz blanca, es la forma en que te parezca más fácil. Déjate jugar con este paso y sonríe mientras lo haces.

Imaginando la energía de nuestro cuerpo energético

5. Continua trabajando con este flujo de energía.

Llévala a diferentes partes de tu cuerpo. Fíjate cómo se siente cuando llega a esos espacios de tu cuerpo. Esta energía puede ayudar a aquellas áreas que usualmente sientes dolor.  Siéntete agradecido por finalmente reconocer esta habilidad inherente en ti.

Observa cómo la energía relaja las partes de tu cuerpo en las que fluye. Agradece a tu cuerpo por ser capaz de despertar a esta conciencia y sanación.

Jugar con este flujo de energía durante incluso cinco minutos al día, puede traerte un estado de alegría y paz que puedes haber creído imposible antes de leer éste artículo.

¿Cómo te sentiste? Cuando sentí por primera vez esta energía, me sorprendió bastante la idea de que siempre estaba presente en mi cuerpo, pero no había estado consciente de ella, ni en sintonía con ella.

Ahora tu puedes comprobar cómo, en tan sólo cinco minutos, puedes cambiar el flujo de tu energía y tu estado de ser, para ofrecer a tu cuerpo, mente y espíritu algo de sanación. Sintoniza con tu cuerpo energético cada vez que consideres que lo necesites, y con la práctica seguramente comenzarás a sentir tu propia energía con mucha más fuerza, una vez que te familiarices con ella.  Así que, adelante, recupera tu poder de auto-curación y dale a tu ser la salud y bienestar que tanto merece.

Podrías leer también sobre cómo aplicar la Sanación Intuitiva y permite que tu alma sea tu doctora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.