Take a fresh look at your lifestyle.

Desarrolla Tu Poder De Sanación A Distancia Y Envía Amor Al Mundo!

La sanación a distancia es el poder que tenemos para enviar amor a distancia y con ello influir de forma positiva en la recuperación de nuestros seres queridos.  Enviar buenas intenciones y buenos pensamientos cuando alguien necesita ayuda física, emocional, espiritual o mental es más importante de lo que te imaginas. En un universo donde todo es energía, tus pensamientos e intenciones pueden, y de hecho lo hacen, influir en la materia.

La gente a menudo habla de enviar pensamientos buenos, amorosos y sanadores para ayudar a alguien, pero ¿apreciamos plenamente el poder que estos pensamientos positivos realmente tienen? ¿Y funcionan cuando alguien no está presente?

Sanación a distancia

“La fe es el antiséptico del alma.” – Walt Whitman

La sanación a distancia: sanar a través del amor:

La sanación a distancia se ha estudiado durante mucho tiempo, a veces con resultados poco concluyentes. Pero el estudio de la física cuántica ha hecho grandes avances en nuestra comprensión de la forma en que funciona el universo.

La idea es que todo, incluyendo el cuerpo y nuestros pensamientos, es energía. La energía del pensamiento es particularmente poderosa y se ha demostrado que influye en la materia. Esto significa que la curación a distancia no sólo es posible sino muy real.

Un estudio realizado en 2008 demostró que las personas entrenadas en sanación a distancia, es decir, el envío de intenciones de sanación a distancia (fuera del alcance de los sentidos físicos), podían influir en el sistema nervioso autónomo del receptor de sus intenciones. El sistema nervioso autónomo es la parte del sistema nervioso que controla las funciones corporales involuntarias como la frecuencia cardíaca, el sudor, la digestión, etc.

Sistema nervioso autonomo

El estudio mostró que cuando una persona transmitía su intención de curación a un paciente, el sistema nervioso autónomo del receptor mostraba una activación inmediata. Esto se midió con la conductancia de la piel (la capacidad de la piel para conducir electricidad).

Este es un hallazgo notable. Este estudio bien diseñado hizo que las personas (los “remitentes”) enviaran intenciones durante 10 segundos seguidos de una pausa, y cada vez que enviaban sus intenciones, activaban el sistema nervioso autónomo del paciente (el “receptor”). Cuando el remitente estaba tomando un descanso, no hubo activación de la conductancia cutánea en los pacientes.

“¡Curar el alma por medio de los sentidos y los sentidos por medio del alma!” – Oscar Wilde

Los mejores resultados fueron encontrados con personas entrenadas en la intención compasiva, pero incluso los participantes no entrenados en el estudio fueron capaces de generar una respuesta autónoma.

Este estudio no estaba tratando de probar que los remitentes pudieran sanar a los receptores. Sólo intentaba probar que las intenciones del remitente tenían algún tipo de influencia en el receptor. La implicación es que las intenciones de sanación tales como el amor, podrían crear cambios positivos en otra persona sin importar la distancia del receptor.

Entendiendo cómo funciona la sanación a distancia:

¿Alguna vez has sufrido de un período prolongado de estrés o depresión? Lo más probable es que tu salud sufriera como resultado. No hay duda de que la mente influye en el cuerpo, y viceversa. Pero usar el poder energético del pensamiento (intención) sobre la distancia para sanar a otra persona, ¡eso es algo poderoso, muy poderoso!

Visualización de sanación con intención

Piensa en tus pensamientos, emociones e intenciones irradiando de ti como la música irradia de una radio. Nuestros oídos pueden no percibir la música cuando hay un obstáculo físico o distancia en el camino de la vibración del sonido que viene de la radio, ¡pero eso no significa que no esté ahí! Sólo significa que no podemos percibirlo de forma consciente.

He aquí un breve vistazo a los principios subyacentes de la sanación a distancia, tal y como se explica utilizando la física cuántica:  La intención es la energía, nuestros instrumentos todavía no son capaces de captar esa señal específica o ese tipo de energía, por lo que algunas personas dudan de su existencia, pero sus efectos son mensurables, la energía no tiene ninguna restricción de tiempo o espacio (a diferencia de nuestros sentidos físicos).

Las partículas existen en un campo de potencialidad, lo que significa que la intención puede influir en el comportamiento de las partículas. Se sabe que la intención de un experimentador influye en el resultado del experimento.

Nuestra intención al visualizar, es la fuerza sanadora.

¿Por qué es que la sanación a distancia parece funcionar a veces, pero no en otras?, lo más probable es que se deba a la falta de intención concentrada (por ejemplo, tratar de enviar intenciones sobre la salud física de una persona y sus emociones al mismo tiempo) o bien, la energía de la intención del paciente está bloqueando la intención del remitente.

Los mejores resultados se obtienen cuando tanto el emisor como el receptor están “en la misma sintonía“. Ambos deben creer que el proceso funciona, para que las intenciones no se contaminen con pensamientos contradictorios, esto es especialmente importante por parte del paciente, la expectativa de que se produzca la curación.

Centrarse muy directamente en un tema específico y no diluir la intención con demasiadas generalizaciones, es de suma importancia para tener éxito. No todos son igualmente capaces de realizar sanaciones a distancia. Sin embargo, es una habilidad que se puede desarrollar en gran medida.

Desarrolla tus habilidades de sanador a distancia:

Debes elevar tu propia vibración. Esto te limpiará y evitará que tus intenciones sean contaminadas por creencias negativas condicionadas y bloqueos de energía.

Si logras elevar tu vibración del amor a su máxima expresión, irradiarás alegría, amor, salud, abundancia y paz. Imagina cómo tus intenciones, magnificadas por estas poderosas vibraciones, afectarán a otras personas.

Irradiando amor con intención

Incluso sin dirigir tu intención, puedes ayudar a otras personas a tu alrededor a sentirse mejor. Y “alrededor de ti” significa el planeta entero.

Cada vez que elevas tu frecuencia energética, automáticamente elevas la frecuencia de las personas en las que piensas.

Consejos finales:

1. Si has practicado la visualización, concéntrate en visualizar la forma cómo sale de tu pecho y de tu coronilla la energía del amor, como un rayo de luz, envolviendo todo a tu alrededor. Cúbrete completamente con toda esa energía amorosa y esto elevará tu frecuencia vibratoria.

2. Visualiza a la persona que quieres curar.  Siente la energía divina moviéndose hacia afuera desde ti hacia esa persona. Hazlo desde un estado mental de total relajación y aceptación, lo que significa que no dudas de su eficacia. Simplemente permites que la energía divina haga su trabajo.

3. Visualiza a tu ser querido recibiendo amor y luz.  Imagina cómo se llena de amor y luz cada célula de su cuerpo, trayendo salud, felicidad, vitalidad y alegría instantánea y abundante.

4. Mantén tus visualizaciones durante períodos breves.  Entonces tómate un descanso. Esto te ayudará a concentrarte intensamente y a evitar distraerte. También te ayudará a evitar diluir tu intención con sentimientos o pensamientos no deseados.

Visualizando con intención para sanar el planeta

Con la práctica, mejorarás tus habilidades de sanación a distancia. Y no olvides trabajar en ti mismo, elevando tu propia vibración a “amor superior“.  Recordar que nuestra principal fuerza sanadora está centrada en nuestra intención al visualizar, nos permite mantener nuestra energía a niveles apropiados para conseguir nuestro objetivo de dar amor profundo e incondicional a nuestros seres queridos y al mundo entero incluyendo nuestro planeta tierra.

Te invito a leer cómo aplicar la Sanación Intuitiva para que tu alma sea tu doctura.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.