Take a fresh look at your lifestyle.

Tres Controversias Sobre El Perdón De Sí Mismo ¡Toma Tú La Decisión!

Muchas personas con las que hablo me dicen que el perdón de sí mismo es vital para ellos. En otras palabras, han incumplido su propio estándar moral, se han ofendido a sí mismos, y ahora necesitan avanzar sin la culpa. Otras personas me dicen que el perdón de sí mismo es una ilusión, que el perdón debe dirigirse hacia otras personas que han ofendido.

Quienes se oponen a la idea del perdón de sí mismos me dicen que uno puede aliviar la culpa a través de la confesión de la maldad y buscar el perdón de aquellos a quienes han ofendido cuando sus propios estándares morales han sido abatidos.

Por lo tanto, tenemos una división en la decisión de si el auto perdón es bueno o incluso apropiado. Quisiera repasar tres críticas comunes de auto perdón para ayudarte a decidir: ¿El auto perdón es una respuesta apropiada o una ilusión que se debe evitar, o incluso un peligro para uno mismo?

El perdón de sí mismo

Algunas personas dudan en perdonarse a sí mismas cuando escuchan estas objeciones.

Tres Controversias sobre el perdón de sí mismo:

Primer argumento:

El perdón de sí mismo es imposible porque, el que se perdona a sí mismo se convierte en el juez y el acusado al decidir el mal. Esta es una imposibilidad lógica porque, en un tribunal de justicia, uno nunca asume ambos roles. Por lo tanto, este conocimiento hace que el perdón de uno mismo sea incoherente.

La falsa suposición aquí es que el perdón a sí mismo es análogo a lo que sucede en un tribunal de justicia. Sin embargo, esta es una suposición falsa. El perdón a sí mismo no está en el contexto de la jurisprudencia, sino que está en el ámbito de la conexión interpersonal e intrapersonal.

Es en el ámbito de la misericordia, de la acogida, del alcance, y no en el ámbito de los libros de reglas y las sentencias judiciales. Por lo tanto, la objeción se basa en una falsa analogía. El perdón de sí mismo permanece como una acción viable, cuando una persona necesita un alivio interno de las normas morales rotas.

Segundo argumento:

El perdón en sí mismo puede no ser lógicamente imposible, pero no es práctico porque las personas no tienen perspectivas claras cuando están emocionalmente heridos.

En otras palabras, el que perdona a sí mismo carece de la sensación de lo que se debe hacer para corregir las cosas con uno mismo y con los demás, que pueden haberse sentido ofendidos por las acciones.

No estoy negando que puede ser difícil para una persona, en un sentido objetivo, determinar el grado exacto de error, así como el grado exacto de daño emocional que se hace a los demás y al yo.

Perdonarse a sí misma para poder avanzar

Sin embargo, ¿no es este también el caso:  “la lucha por ver claramente”  cuando dos personas, que pueden estar sufriendo internamente, deciden cómo resolver un problema de injusticia entre ellos? Las personas enojadas, por ejemplo, pueden exigir más de lo razonable.

El perdón a sí mismo se alinea a la búsqueda constante de auto aceptación y paz interior. 

Las personas golpeadas por las agresiones de otros pueden exigir mucho menos de lo razonable. Aún así, dos personas pueden discutir, discernir y, finalmente, acordar una compensación justa o una forma justa de seguir adelante. ¿Por qué no, entonces, otorgar este mismo proceso imperfecto y solución para el perdón de uno mismo?

El auto-perdonador puede ser imperfecto en la evaluación de la fechoría exacta, pero ¿es esto diferente de dos personas que toman esa decisión? Incluso si dices “sí”, puede el que perdona a sí mismo buscar el consejo de los demás con la pregunta: ¿estoy siendo demasiado duro conmigo mismo? ¿Me estoy librando del anzuelo?

Parece que con el tiempo, la reflexión interna y la discusión con personas de confianza, un autodidacta puede ver cuál es el problema, la profundidad del dolor hacia uno mismo y hacia los demás, y la forma de salir de esto para ambas personas.

Debido a que el perdón de sí mismo se enfoca en sí mismo, muy fácilmente puede degenerar en una preocupación propia narcisista. Estoy de acuerdo en que el perdón propio, si se hace de manera excesiva, podría degenerar en narcisismo.

Tercer argumento:

Sin embargo, ¿no es este el caso de cualquier cosa que involucre al yo? Por ejemplo, el cuidado personal es importante, pero ¿qué pasa si una persona pasa 15 horas al día en el cuidado personal?

Celebrando su auto perdón

La atención a la salud es importante, pero ¿qué pasa si una persona se obsesiona con la salud y pasa 18 horas al día tomando suplementos alimenticios, ejercitándose y, en general, cuidándose a sí mismo en lugar de trabajar o interactuar con otros?

Toda acción que nos conduzca a la tranquilidad y a la reconciliación con nuestro propio “yo”, es absolutamente procedente.

Mi punto es este: los ejemplos son unos de falta de templanza o equilibrio. El problema no es con el autocuidado en sí mismo o la atención a la propia salud. En cambio, el problema radica en exagerarlo.

¿No es lo mismo con el perdón de uno mismo? Un poco de atención al perdón de uno mismo puede ser bueno, ya que reduce la culpa y le da al ser una segunda oportunidad importante. Sin embargo, un enfoque excesivo en el perdón de uno mismo, la forma intemperante, es lo que puede inducir al narcisismo.

¿Perdón a sí mismo? Hasta ahora, con las tres objeciones anteriores, ofrecer perdón a uno mismo todavía parece estar vivo y bien. Como un punto final, el perdón de sí mismo nunca debe ser un enfoque exclusivo en el yo, sino también un contacto con aquellos que también pueden haber sido perjudicados por las acciones que requieren auto perdón.

Te invito a leer Perdonar y Perdonarte, el más grande regalo que te puedes ofrecer!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.