Take a fresh look at your lifestyle.

El Ángel Y El Pájaro Quejón: Una Historia Inspiradora Que Nos Ayuda A Despertar!

A veces necesitamos un empujoncito inspirador para darnos cuenta de que estamos haciendo mal las cosas (y por ende nuestra vida se encuentra en un caos), y que apenas cambiamos nuestra actitud, los resultados positivos en nuestra vida cambian increíblemente. Te cuento una sencilla historia que leí por ahí, y que me pareció bastante inspiradora, por lo que no dudé en compartirla. Se trata de un ángel y un pájaro quejón, y comienza así:pájaro quejón,

La historia del pájaro quejón y el ángel de paso:

Había una vez un pequeño pájaro quejón muy enfermo que vivía en el desierto. Se refugiaba dentro de un viejo árbol seco, cuyas ramas sin hojas se alzaban hacia el cielo en forma de ruego desesperado.

Las plumas de nuestro amigo pájaro, casi inexistentes, le impedían volar en busca de nuevos horizontes, por lo que no le quedaba más que conformarse con el alimento que le traía el viento de vez en cuando, de algún oasis cercano. Era muy rudo vivir sin alimento, enfermo y con muy poca agua para subsistir.ángel y el pájaro quejón,

En vista de su condición tan poco privilegiada, nuestro amiguito pasaba los días y noches rumiando sus penas, maldiciendo su vida, sintiendo que no valía nada y que era mejor morir que seguir en ese estado.

Un día, de esos en que sucede algo extraordinario e inusual, un ángel pasó por ese lugar, mientras cruzaba el desierto, y al ver al pájaro en aquellas condiciones tan extremas, se detuvo y se acercó a nuestro amiguito.pájaro quejón y su árbol

El pajarito quejón lo vió y, sobresaltado, le preguntó:

– ¿Quien eres tú? ¿Para donde vas?

El ángel respondió:

– Soy un ángel y voy a encontrarme con Dios para llevarle varios recados.

Entonces, el pájaro asombrado, dijo:

– Por favor ángel, podrás preguntarle a Dios que cuando acabará mi sufrimiento? Ya no soporto esta vida desgraciada. Dile que me envíe una mejor vida o me lleve a su morada en los brazos de la muerte.

El ángel, sorprendido, le contestó:

– Veo que tu vida es muy pesarosa… ¡Veré que puedo hacer por ti! ¡Hablaré con Dios!

Y así, el ángel se despidió del pájaro y siguió su camino.el ángel y el pájaro quejón,

Al encontrarse el ángel con Dios, éste le compartió el mensaje del pájaro. El ángel le contó su patética condición y le preguntó cuándo terminaría su sufrimiento.

Dios respondió así:

– Debido a que está escrito en el libro de la vida, el pájaro tendrá que seguir sufriendo así. ¡No tendrá felicidad!.

El ángel apenado, le dijo que es muy dolorosa su situación, y que si podría sugerir alguna solución, se sentiría sumamente agradecido por ayudar al pájaro.

Y Dios le respondió:

– Dile al pájaro quejón que por 21 días y noches pare de quejarse, y solamente ore de esta manera: “Gracias Dios por todo”. Cada vez que le entren ganas de maldecir o de pensar en lo terrible de su condición, simplemente repita “Gracias Dios por todo”. “Gracias, Gracias, Gracias”. 

El ángel complacido, volvió al lúgubre lugar donde encontró al pájaro más desanimado y huraño aún, y le entregó el mensaje de Dios. Era eso o seguir en las penurias eternamente, así que el pájaro accedió a seguir los consejos de Dios. No iba a ser fácil, pero aceptó el reto ya que no le quedaba otra esperanza.pájaro quejón habla con el ángel

Los cambios que genera el agradecimiento…

Un mes después, el ángel pasó de nuevo por el mismo camino y quiso visitar a su amigo el pájaro.

Al acercarse al lugar donde estaba el viejo árbol seco, su asombro fue alucinante!

Observó que las plumas de su amiguito habían crecido en su diminuto cuerpo, dándole mayor cobijo y permitiéndole volar para buscar alimentos. También observó que una pequeña planta había crecido en la zona desértica donde estaba, y el viejo árbol tenía pequeños brotes de ramas verdes. Igualmente se percató asombrado de un pequeño estanque de agua que había brotado de la tierra, y del que bebían otras aves que llegaban al lugar.

El sitio se había convertido en un pequeño oasis en el desierto, con un futuro floreciente y prometedor. Nuestro amiguito, el pájaro gruñón, ya no gruñía sino que cantaba y revoloteaba alegremente alrededor del árbol que le daba cobijo.

oasis del pájaro

El ángel estaba asombrado, no entendía cómo sucedió todo ésto, y recordaba que Dios le había dicho que estaba escrito que ese pájaro no tendría felicidad por lo que le quedaba de vida. Así que con esa inquietud en su mente, fue a visitar a Dios de nuevo.

El ángel le contó a Dios lo que vio, y le hizo sus preguntas.

Dios respondió:

– “Sí, estaba escrito que no habría felicidad para el pájaro por lo que le queda de vida, ya que su actitud era la que iba definiendo su destino lúgubre, pero todo cambió cuando el pájaro decidió cambiar su actitud y orar diariamente “Gracias a Dios por todo”, ante cada situación que se le presentase”.

“Cuando el pájaro caía sobre la arena caliente, decía “gracias a Dios por todo”. Cuando no podía volar, repetía “gracias a Dios por todo”, cuando tenía que dormir sin probar bocado, repetía “gracias, gracias, gracias” aunque suene absurdo y haya sido muy difícil para él”.

Así que, sea cual sea la situación, el pájaro siguió repitiendo “Gracias a Dios por todo” y por lo tanto cambió su frecuencia vibratoria, cambiando así el rumbo de su historia. Al principio lo hizo mecánicamente, obligándose a sí mismo a romper el patrón de la queja y la desolación, pero a medida que pasaban los días, fue notando que su ánimo iba mejorando, y que a pesar de las carencias, se sentía contento y con ganas de cantar.el pájaro feliz

En realidad comprendió que no le quedaba opción en su vida, que debía escoger entre repetir como autómata la oración de agradecimiento, o morir entre maldiciones y pesares.

Finalmente, nuestro amiguito entendió el poder que tiene la palabra, y su inherencia en la física cuántica. Comprendió que el agradecimiento es la forma más maravillosa que tiene el amor de manifestarse, y que todo aquel que manifieste AMOR, generará prosperidad y bienestar en su vida por añadidura.

Así, el ángel también comprendió la profundidad de esta historia, sintiendo un gran cambio en su forma de ver la vida. Por eso, decidió enseñar la filosofía del agradecimiento a todo aquel que se cruce en su camino, ya que se dio cuenta de que esa era la verdadera llave de la felicidad.

Una simple palabra, un simple pensamiento, repetido muchas veces, tiene el poder de cambiar y diseñar nuestro destino a nuestro favor. La palabra “Gracias” contiene el poder de disolver cualquier sufrimiento, “maldición” o pesar que hayamos estado cargando durante toda nuestra vida.

Te recomiendo leer también sobre la importancia de ser agradecido  para lograr una vida más feliz-

3 Comentarios
  1. Jim Shrayef dice

    Muy impresionante Lubna, precisamente hablábamos hace 30 minutos con Lully sobre el poder de la palabra.

    1. Loubna Hatem K dice

      Me alegra que te agrade!!

      1. Jim Shrayef dice

        Definitivamente que si. Mucha sabiduría simplificada en una linda fábula.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.