Take a fresh look at your lifestyle.

Considera El Microbioma Intestinal Como Punto Clave Para Optimizar Tu Salud

Si bien la mayoría de la gente no sabe mucho acerca de su microbioma intestinal (bacterias que habitan en el sistema digestivo), en realidad es uno de los aliados más importantes en tu salud y bienestar general.
Un intestino sano puede significar un cuerpo sano, mientras que un intestino no saludable puede tener un impacto perjudicial en tu salud.

Tu intestino es responsable de asegurarse de que el cuerpo esté absorbiendo todos los nutrientes importantes que necesita para funcionar al máximo nivel. Esta es la razón por la que se le atribuyen tantos aspectos diferentes de la salud.

El microbioma intestinal afecta tu sistema de salud completo, desde la artritis hasta la depresión.

Porqué tu microbioma intestinal es tan importante para tu salud?

Muchas enfermedades crónicas pueden estar relacionadas con tu microbioma intestinal. Aunque las bacterias son prácticamente microscópicas, tenemos mucho de eso en nuestros cuerpos. De hecho, alrededor del 3-4% de nuestro peso corporal está compuesto de bacterias.

Desafortunadamente, muchas de las elecciones de estilo de vida que las personas hacen en la actualidad impactan en la capacidad de su cuerpo para mantener bacterias intestinales saludables.

Lo más sorprendente de las bacterias intestinales es que muchas personas no se dan cuenta de que están teniendo problemas con sus niveles de bacterias hasta que comienzan a ver algunos efectos secundarios negativos.

Las bacterias intestinales “buenas” pueden ayudar con una serie de aspectos diferentes de tu salud, que incluyen: mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmunitario y ayudar a tu cuerpo a fabricar todas las vitaminas que necesita.

Si estás luchando con estas áreas de tu salud o si estás lidiando con otros problemas de salud, como problemas de digestión o condiciones de la piel, tu flora intestinal puede ser la culpable. Para mantener un intestino sano es necesario crear un equilibrio de los niveles de bacterias en tu sistema.

Puedes mejorar tu microbioma intestinal y asegurarte de que estás creando un buen equilibrio de bacterias intestinales. Y puedes comenzar a hacerlo hoy.

Consumiendo grasas saludables

5 maneras de mejorar enormemente tu microbioma intestinal:

Estos son solo cinco de los enfoques más fáciles pero efectivos para arreglar el equilibrio intestinal para que puedas comenzar a disfrutar de la vida saludable que te mereces.

1. Comer grasas saludables

Las grasas saludables son muy importantes para una dieta balanceada. Ayudan con todo, desde el cerebro y el corazón hasta la salud de las articulaciones.

Es por eso que uno de los cambios más simples que puedes hacer es reemplazar los aceites como el aceite de canola y el aceite vegetal en tu cocina con aceite de coco.

El aceite de coco es una grasa súper saludable que no solo no es inflamatoria, sino que en realidad es muy buena para el cuerpo y puede ayudar a mantener bajo control los niveles de bacterias intestinales.

Los suplementos son una forma de ayudar a tu flora intestinal a florecer.

Los médicos de medicina funcional, a menudo sugieren suplementos tales como ácidos grasos omega 3 y suplementos probióticos que pueden ayudar a reducir la inflamación intestinal y fomentar la producción de flora saludable.

Otros excelentes alimentos que tienen buenas grasas en ellos, que debes agregar a tu dieta, incluyen:

  • Aceites de pescado
  • Salmón
  • Aguacates
  • Mantequilla alimentada con pasto
  •  Aceite de oliva virgen extra

Las grasas malas causan inflamación, destruyen los microbios intestinales sanos y pueden causar resistencia a la pérdida de peso. También aumenta tus posibilidades de problemas cardíacos y cardiovasculares y una serie de otras enfermedades crónicas.

Las grasas buenas, por otro lado, ayudarán a que todo el sistema funcione como debería y se asegure de que tu intestino esté funcionando como debería. Tu cuerpo necesita estas grasas.

2. Recorte de azúcar

El azúcar es uno de los mayores enemigos del microbioma intestinal. La gente solía promediar alrededor de 20 cucharaditas de azúcar al año, ahora la persona promedio come alrededor de 22 cucharaditas de azúcar por día. Esto, junto con productos como esteroides y antiácidos, impacta drásticamente en las bacterias de su intestino y destruye las buenas bacterias que este sistema necesita.

Padeciendo por adicción a los azucares

Una de las primeras cosas que puedes hacer es comenzar a eliminar lentamente el azúcar de tu dieta.

Esto puede ser más difícil de lo que parece, por lo que es posible que debas adoptar un enfoque más lento.

El azúcar es aún más adictivo que las drogas como la cocaína y la heroína. De hecho, en numerosos estudios que analizan las ratas y la adicción, descubrieron que las ratas siempre prefieren el azúcar en lugar de la cocaína.

Tu puedes ser muy adicto al azúcar, lo que significa que puedes tomar mucho tiempo para cortar el azúcar de tu dieta actual.

El azúcar está en todo, desde refrescos hasta bebidas de café, alimentos envasados y prácticamente cualquier cosa procesada. Al principio, tu cuerpo puede luchar para superar su adicción al azúcar, así que no te sorprenda si comienzas a sentirte lento o tienes dolores de cabeza a medida que tu sistema se acostumbra a operar con menos azúcar.

Recortar el azúcar no solo ayudará a que tu microbioma intestinal mantenga un equilibrio normal, y los niveles normales de microbios intestinales pueden ayudarte a mantener un peso saludable, pero comer menos azúcar en general también puede ayudarte con tus objetivos de pérdida de peso.

Analiza las opciones que tienes a tu alcance para reemplazar el azúcar por los edulcorantes más saludables que hoy día se encuentran en el mercado.

3. Come proteínas magras

Cuando se trata de llevar una dieta saludable, la mayoría de los planes de dieta te indicarán que comas muchas proteínas magras. Esto se debe a que la proteína es tan importante y tan buena para ti. Ayuda con tu cabello, piel y uñas, te ayuda a desarrollar músculos magros y puede promover una mejor salud cerebral .

Lo más importante, es bueno para tu instinto.

El equilibrio intestinal óptimo comienza con tu dieta. Lo que pones en tu cuerpo es tan importante, por eso agregar proteínas magras es un gran lugar para comenzar. Comer proteínas es una de las mejores maneras de crear un equilibrio intestinal, lo que significa que tendrás muchos microbios buenos, como Lactobacillus o Bifidobacteria, mientras ayudas a eliminar el microbio malo, como la levadura y los parásitos.

Se pueden encontrar buenas proteínas en todo tipo de lugares, incluidos estos alimentos saludables:

  • Huevos
  • Salmón
  •  Verduras de hoja verde
  • Frijoles

Mientras más puedas obtener tus proteínas de fuentes naturales, mejor.

Consumiendo mucha fibra

4. Cuanta más fibra, mejor

La fibra es una de las mejores adiciones a tu dieta, cuando se trata de ayudar a la salud general del intestino.

La fibra es compatible con tu intestino y los microbios en tu intestino aman la fibra. Con esto en mente, una gran regla empírica para mantener una dieta saludable y llena de fibra es tratar de hacer que el 75% de tu plato se llene de verduras naturales y coloridas.

Hay algunas otras maneras de agregar fibras saludables a tu dieta. Incluye frutas y verduras junto con nueces y semillas. Los alimentos fermentados también tienen una buena cantidad de fibra y probióticos y pueden ayudar a que tu intestino se mantenga sano y equilibrado.

La fibra es una de las adiciones más importantes a tu dieta cuando se trata de mantener una buena salud general del microbioma intestinal. Debe ser uno de los principales cambios que realices en tu dieta, ya que es muy esencial en la producción de buena flora en el intestino.

La persona promedio no recibe suficiente fibra en su dieta, por lo que éste es el primer paso para mejorar tu dieta, y en consecuencia, mejorar tu salud en general, y garantizar un mayor bienestar y felicidad.

5. Duerme y cuida tu cuerpo

La mejor forma de encontrar equilibrio intestinal se reduce a mejorar tu dieta, pero no es lo único que debes hacer para mantener un intestino sano.

Primero, necesitas hacer ejercicio regularmente. Ayuda a que todo tu sistema se levante y funcione de la manera que debería.

Realizando ejercicios saludables

Además, necesitas dormir ocho horas por noche. El estrés y la falta de sueño son dos factores principales que pueden influir en tu salud intestinal. Tu estado de ánimo y tu estrés en realidad tienen un impacto directo en tu flora intestinal.

Estos pasos son esenciales para ayudarte a mantener un buen equilibrio en el microbioma intestinal.

Éste artículo pretende ayudarte a mantener un mejor equilibrio microbiano intestinal para que puedas vivir una vida lo más saludable posible. Cambiar la forma de comer puede marcar una gran diferencia en tu salud, y todo puede comenzar con tu flora intestinal equilibrada.

Te invito a leer los 12 secretos de Salud y Bienestar que la gente sana quiere que conozcas!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.