Take a fresh look at your lifestyle.

¿Cómo Se Combinan La Mente, El Cuerpo y El Espíritu Para Crear Al Ser Humano?

Eres mucho más de lo que ves reflejado en el espejo, eres una combinación de mente cuerpo y espíritu para crear al ser humano, eres una mezcla única de energías, personalidad, perjuicios, intenciones, y todo aquello que constituye una entidad. Efectivamente, Tú eres tu mente, conciencia y personalidad, eso es lo que eres. Tu cuerpo es el vehículo humano que posees actualmente junto a tus pensamientos y emociones.

El espíritu no es como normalmente percibiríamos a un fantasma, o a un visitante espiritual, porque lo que vemos en estos casos son sus cuerpos etéricos. Estos individuos también son compuestos de mente, cuerpo y espíritu, sólo que con un tipo de cuerpo diferente al que nosotros tenemos ahora.

El espíritu, cuando se refiere al compuesto mente, cuerpo y espíritu unidos para crear al ser humano, es nuestra conexión universal con la unidad de la creación entera, donde la energía universal fluye.

Crear al ser humano

Nuestro espíritu es el vehículo de nuestra progresión espiritual universal.

Combinación mente cuerpo y espíritu para crear al ser humano:

Es muy importante conocer que la mente, el cuerpo y el espíritu están intrínsecamente unidos y son interdependientes, se superponen y se entrelazan para crear al ser humano, por lo que a estos tres se les denomina colectivamente el “complejo mente/cuerpo/espíritu”, siendo cada uno una verdadera obra de la creación.

1. El Cuerpo:

Nuestro cuerpo es la parte de nosotros mismos que se manifiesta como seres físicos. Esta percepción depende de cómo definas el físico, por supuesto. Todo está hecho de diminutas partículas de energía (átomos), se escalan y tienes una “existencia física“, y esto es lo que somos capaces de ver usando nuestros limitados sentidos.

Cuerpo en combinación creando al ser humano

Nuestro cuerpo es una colección de átomos que se reúnen alrededor de nuestro complejo espiritual. Átomos que forman moléculas, células, órganos, etc. Hemos estado comiendo, bebiendo y respirando toda nuestra vida para ganar el catalizador requerido para crear nuestro cuerpo de elementos químicos.

El cuerpo humano está compuesto de 50 a 75 trillones de células, todas las cuales serán reemplazadas dentro de 7 años. Un nuevo y completo tú, incluyendo tu cerebro, existirá después de ese tiempo – tu mente sin embargo permanecerá intacta.

La dimensión en la que vivimos requiere una cierta frecuencia vibratoria para la existencia de la materia, y ésta es la frecuencia que podemos percibir.

La materia dentro de nuestro cuerpo físico, existe con la frecuencia requerida para esta ilusión terrenal.

Al morir, abandonamos nuestro cuerpo físico y se activa una alternativa para manifestarse dentro de otras dimensiones con frecuencias diferentes. Regresamos a nuestro cuerpo etérico, nuestro cuerpo predeterminado, correspondiente a la existencia del chakra índigo. El cuerpo humano es un producto de la evolución, aunque se dice que ha sido alterado genéticamente muchas veces en nuestro pasado lejano por influencias externas. Considera nuestro cuerpo humano, el de la existencia como un vehículo animal.

Tiene sus propios instintos como la caza, la protección y la reproducción sexual, tiene emociones básicas como la ira, la alegría y el miedo, también tiene acciones reflejas como por ejemplo pelear o huir, además de su propia capacidad para aprender sobre la realidad física como aprender a caminar y comportamientos sociales basados en la supervivencia.

Cuerpo como cáscara vacía sin mente ni espiritu

Piensa en el cuerpo humano (desprovisto de mente o espíritu) como una computadora formateada – operando con software básico sin programas geniales instalados!

El cuerpo humano sería una cáscara vacía sin la mente y el espíritu. Los ojos mostrarían una mirada apagada porque los ojos son una ventana al alma. Un cuerpo humano puede encarnar sin mente y espíritu, sin embargo esto es raro, y siempre hay una presencia espiritual asociada que manifiesta tal cuerpo. La mente es el puente entre el cuerpo y el espíritu.

2. La Mente:

La mente no es el cerebro.  El cerebro es el procesador físico de los pensamientos dentro de nuestro vehículo humano.

El cerebro procesa nuestra realidad traduciendo nuestros 5 sentidos en significado, y este significado es entonces absorbido por la mente. La mente es parte de toda nuestra presencia energética, parte de nuestra aura. No reside sólo dentro de la cabeza, está entretejido con el cuerpo y el espíritu, dentro de nuestro propio campo electromagnético personal.

La mente recibe energías efusivas, emociones animales, información, experiencias, etc. del cuerpo humano (del cerebro). La mente también recibe derramamientos energéticos del espíritu de la entidad.

recibiendo derramamientos energéticos Mente cuerpo y espíritu

Tomando el cuerpo humano y su funcionalidad básica similar a la de una computadora formateada, el cuerpo tiene emociones y pensamientos básicos que se transfieren a la mente.

La mente misma, sin embargo, es la fuente de tus pensamientos, contemplaciones, cálculos, ideas y sueños más complejos. La mente genera sus emociones más universales y superiores tales como el amor interminable por todo lo que hay.

Es la fuente de cómo te sientes en este momento, cómo te percibes a ti mismo, a tu ego o a su disolución, a tu personalidad y a su evolución continua, a tu autoestima, a la conciencia de ti mismo en relación con los demás, cómo orientas tu comportamiento, por ejemplo, hacia lo positivo o lo negativo, si disfrutas ayudando a los demás o sólo a ti mismo, y mucho más.

Tu mente es el punto focal del verdadero absoluto `tú’, tu personalidad, en toda tu complejidad.

Así que ya ves, puedes encontrar el equilibrio espiritual aislando los pensamientos, sentimientos y emociones que son producidos por el cuerpo físico en oposición a la mente.

El catalizador de la mente es de un “ser superior” al del cuerpo humano. Sin embargo, es bueno experimentar los pensamientos, sentimientos y emociones tanto del cuerpo físico como de su mente cósmica – ambos son regalos para ti en esta ilusión terrenal, contribuyendo a tu experiencia y sabiduría superior.

Cuando morimos ya no experimentamos los pensamientos, sentimientos y emociones animales de nuestro cuerpo físico (que pueden ser extremadamente abrumadores si no se controlan adecuadamente). Todo lo que olvidamos antes de nacer es recordado y nos transformamos en nosotros mismos.

Mente entrelazada con el espíritu

Percibe ahora la mente comenzando a enlazarse con el espíritu en su hermosa interconexión. La mente produce la intuición que usas en tu vida diaria, alimentada por el espíritu. La mente es el puente hacia el espíritu, y donde estos se unen empiezan a enlazarse con la conciencia de masa no sólo de la humanidad y el planeta, sino de la creación universal de su totalidad. La meditación te ayuda a percibir estas experiencias.

3. El Espíritu:

Debemos tratar de equilibrar el cuerpo y la mente para sintonizarnos con el espíritu. Esta es la parte de nosotros que la vida moderna nos enseña a ignorar. Estamos fuera de sintonía con nuestro verdadero yo.
El espíritu es un punto focal de conciencia inteligente parte de una creación unificada, una con todo lo que existe.

Tu espíritu es único y es una entidad energética eterna.

El espíritu es el canal para derramar las energías universales, para compartir pensamientos, sentimientos y ser con toda la creación en todas partes, sin importar en qué parte del universo, qué dimensión o plano de existencia.

Esta conciencia universal y energía inteligente es atraída a través de tu espíritu y canalizada a través del cuerpo y la mente.

Canalizando las energías del espíritu a través de la Mente cuerpo y espíritu

El espíritu está entrelazado e inseparable de la mente, y la mente está entrelazada con el cuerpo – todos son interdependientes. Una vez que abandonemos nuestro precioso cuerpo físico (el cual tenemos la suerte de tener), otro se manifestará apropiado al plano de existencia, dimensión o densidad en el cual residimos. También debe ser interdependiente con la mente y el espíritu.

Puedes hacer grandes progresos en el acceso a tu complejo espiritual si eliges activar tu tercer ojo a través de la meditación y la vida sana, tratando de equilibrar el yo en amor y luz, apreciando la unidad de todas las cosas y escuchando la creación infinita con paciencia y amor.

Tu complejo mente/cuerpo/espíritu eres tú holísticamente, un ser mucho más elevado de lo que somos llevados a creer.

Tú eres único en tu combinación de personalidad, motivadores físicos, mente intelectual y derramamientos energéticos espirituales. Universalmente, cada individuo debe ser único para tener diferentes experiencias que contribuyan a la unidad de la creación.

En conclusión, el “tú” que eres ahora puede ser un poco diferente al “tú” en que te conviertes después de que tu existencia física haya terminado. Esta ilusión superficial de la Tierra puede estar enmascarando al verdadero tú. Puedes escuchar y explorar estas otras partes de ti mismo a través del silencio, la meditación, la contemplación y la escucha de tu mente y espíritu superiores.

Mente cuerpo y espíritu

Somos mucho más que humanos, somos la combinación de mente cuerpo y espíritu para crear al ser humano, sin embargo la vida terrenal ha programado a muchos para pensar que no somos nada más. Somos entidades universales con potencial ilimitado. No podemos recordar estas verdades y nos educan sin conocerlas. Siente cómo cambia tu actitud hacia la vida al darte cuenta de lo que realmente eres, “La paz interior”.

Quizá te interesaría leer sobre  Tu Nivel De Evolución Espiritual y Los Principios Para Alcanzar La Iluminación

Los comentarios están cerrados.