Take a fresh look at your lifestyle.

La Limpieza Espiritual Y Cómo Eliminar Lo Que Perturba Tu Paz Interior

La limpieza espiritual es un tipo de curación que busca identificar y curar la causa espiritual de cualquier problema que se manifieste en tu vida. Si no eres una persona espiritual o religiosa, también puedes pensar en esto como energía limpiadora.

Cuando observas tus problemas, puedes tomar dos enfoques: uno, que tus problemas provienen de fuentes externas (la economía, otras personas, el clima, etc.), o dos, que tus problemas provienen de fuentes espirituales internas (o si no es espiritual o religioso, de fuentes energéticas).

La limpieza espiritual

Las malas sensaciones y sentimientos de angustia dolor o miedo, provienen de una carga de energías negativas acumuladas tanto en tu cuerpo como en el ambiente.

Usos que le puedes dar a la limpieza espiritual:

Cuando los enfoques tradicionales no funcionan, por ejemplo: la medicina, trabajar más duro o esforzarte más, puedes recurrir a una limpieza general espiritual para llegar a la raíz del problema y resolverlo desde adentro.

  • Superar el divorcio (sentimientos de dolor, culpa, miedo, vergüenza, ira, resentimiento y tristeza pueden ser difíciles de eliminar y pueden manifestarse fácilmente en problemas físicos).
  • Dificultades financieras persistentes.
  • “Mala energía”, o trastornos inexplicables, falta de bienestar en el hogar o el lugar de trabajo.
  • Problemas persistentes de relación (patrones recurrentes).
  • Alternativa previa a realizar un trabajo espiritual, como un retiro espiritual o meditación intensa.
  • Para eliminar una sensación persistente de energía negativa y pesada que te rodea.

Cómo ayuda la limpieza espiritual en tu vida:

La limpieza espiritual se basa en el concepto de que todo es energía: humanos, pensamientos, plantas, rocas, luz, emociones, animales, espacio … todo.

Las energías impactan y se cambian entre sí. Por ejemplo, puedes haber pasado por un período difícil en tu vida. Puedes pensar que has tratado con éxito el trauma emocional de ese momento, pero si estás experimentando problemas recurrentes o persistentes (ya sean físicos, mentales, emocionales o espirituales), esa energía negativa todavía está dentro de ti.

Todavía te está impactando, no solo cada vez que piensas en esa dificultad o sientes emociones al respecto, sino en general, ya que todavía llevas esa energía contigo.

Toda forma de energía negativa, implica una sobrecarga energética negativa que es necesario limpiar.

Si te diriges a la causa energética y liberas esa energía negativa, entonces la manifestación física a menudo espontáneamente se limpiará a sí misma, o hará que su eliminación sea mucho más fácil.

Si alguna vez has sentido pesadez o letargo después de un evento emocionalmente difícil, ¡estás cargando esa negatividad contigo!

Si alguna vez has sentido una fuerte vibración positiva o negativa de personas, lugares o cosas, estás recibiendo esa energía, y si permites que permanezca en tu campo de energía, puede afectarte adversamente.

Emanando vibración positiva

Gran parte de esto ocurre inconscientemente, pero piensa de esta manera: si piensas en una situación indeseable y alimentas esa negatividad, literalmente se convierte en parte de ti. Por ejemplo, si estás en una discusión con alguien y más tarde, sigues volviendo a ese argumento y reviviéndolo, ¡estás perpetuando y aumentando la negatividad!

Si pasas por un período difícil, puedes involuntariamente comenzar una poderosa espiral descendente de negatividad si. Puedes pasar por un divorcio, por ejemplo, y tus pensamientos negativos sobre esa situación pueden atraer más energía negativa, tal vez en forma de problemas de salud, problemas de trabajo, problemas de relación con tu familia, etc.

Mientras más energía mental y emocional le des a todos tus problemas, peor se vuelven.

Elementos de limpieza espiritual:

1. Recopilación de información:

Recopilación de la información inherente al problema, los síntomas de la perturbación o desequilibrio espiritual; este proceso implica algo más que observación física.

Un sanador espiritual entrenado puede discernir perturbaciones y desequilibrios en el aura y los chakras de la persona.

2. Análisis espiritual:

Algunas veces, conocer la fuente de un problema físico es útil para liberarlo: por ejemplo, el dolor profundamente enraizado y el enojo de un divorcio pueden volverse tan enterrados, que no se puede estar completamente consciente de que, todavía tiene la “firma energética” de ese evento en tus celdas.

Cuando identificas que la causa de tu problema físico se origina por ésta perturbación espiritual particular, puedes llegar directamente a la fuente y sanar desde adentro.

3) La última fase implica la limpieza de la energía:

Esto incluye la eliminación de bloqueos y la negatividad, así como el reequilibrio del campo de energía de la persona. ¡Verás rápidamente resultados en tu vida al liberarte de las cargas energéticas que llevas!

La limpieza espiritual consiste en reemplazar la energía negativa o indeseable con energía positiva y deseable.

Preparando humo con hojas de salvia

La limpieza espiritual no se limita a los seres humanos. Como todo es energía, puedes realizar periódicamente una limpieza espiritual en tu hogar, automóvil, lugar de trabajo, objetos que posees, lugares donde pasas el tiempo, etc., básicamente, cualquier cosa que no tenga un ambiente positivo.

Ingresa a cualquier proceso de limpieza con una actitud positiva y optimista. Evita entrar en eso con una actitud de que estás “peleando contra el mal” o algo por el estilo, porque por su propia naturaleza, las palabras pelea y mal están infundidas con energía negativa y por lo tanto solo atraerás más negatividad.

¡Ingresa al proceso con el espíritu de atraer energía que te nutre!

Un ejemplo de limpieza espiritual es la mancha: este antiguo método de limpieza utiliza la quema de salvia seca o pino. Implica moverse a través del espacio que deseas despejar, con el humo de la salvia o el pino contribuyendo a la limpieza (en última instancia, el ingrediente más importante para cualquier ritual o proceso de limpieza espiritual es tu intención y tu actitud positiva).

También puedes visualizar el movimiento de la energía negativa desde la persona, lugar o cosa que estás limpiando, así como el movimiento de la energía positiva hacia, la persona, el lugar o cosa que deseas limpiar.

Otro ejemplo de limpieza espiritual es bendecir el agua antes de beberla.

Se han realizado experimentos con las intenciones humanas y el agua, los cuales han arrojado fascinantes vislumbres del poder de las intenciones para influir en el entorno.

Si bendices, agradeces, aprecias y amas el agua antes de beberla, en realidad, reduces tu energía negativa, y ese cambio también te beneficiará.

Después de una limpieza espiritual, te sentirás más ligero físicamente, emocionalmente y enérgicamente, y sentirás una claridad mental que está libre de desorden y negatividad.  Es simplemente espectacular lo que sucede al realizar ésta actividad con las intenciones y la actitud positiva necesaria para lograr conseguir lo que se quiere:  Transmutar las energías negativas a positivas y liberar tu interior y tus espacios de la carga energética que bloquea tu natural proceso de vida!

Quizás te interese leer sobre las 8 maneras de eliminar las Energías Negativas que someten y dañan tu vida!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.