Take a fresh look at your lifestyle.

Filosofía De Vida: ¿Quién Soy Yo? ¿Qué Soy Yo?

Todos necesitamos una filosofía de vida con la que podamos vivir. Si te hacen esta pregunta todos los días: “¿Qué eres tú?” Tú podrías responder: “¿Qué soy? Bueno, “soy un plomero” o, “Soy un maestro de escuela”, o tal vez, “Soy un empleado de ventas”. Pero estas respuestas no son correctas.

Ser un fontanero, un maestro de escuela o un empleado es un papel que tú juegas. Si dejas el trabajo, no dejarás de existir.

Qué pasa si te preguntan: “¿Quién eres?” La respuesta automática es dar tu nombre. Al dar tu nombre, sientes que has respondido esa pregunta. Pero una vez más, la respuesta es incorrecta. Tu nombre no eres tú. Esta es una etiqueta que otros te dieron y con la que te identificas. La gente puede, y lo hace, cambiar sus nombres. Pero siguen siendo la misma persona.

Filosofía de vida

No todo aquel que me mira puede verme, ni todo aquel que cree conocerme, sabe quién soy yo.

Buscando una filosofía de vida te encuentras a ti mismo:

Entre las preguntas más importantes de esta vida tenemos la siguiente: “¿Soy yo mis pensamientos?” a lo que podrías dar la siguiente respuesta: Bueno, por supuesto que sí. Como dijo Descartes, “pienso, luego existo”. Una vez más, esto está mal.

El buen filósofo podría haber dicho tan fácilmente: “Puedo tocar cosas, por lo tanto, soy”. O “puedo sentir mi peso sobre la tierra, luego estoy”. El punto es que a veces nuestra charla verbal se detiene. Hay una pausa, un silencio. Sin embargo, no dejamos de existir cuando no hay pensamiento proyectado en el “espejo de nuestra conciencia”.

Los pensamientos van y vienen. Si somos nuestros pensamientos, ¿qué pensamientos? ¿Nuestras creencias?. Pero las creencias cambian, y sin embargo, seguimos siendo. Entonces, sería justo decir que tenemos pensamientos, pero no somos nuestros pensamientos.

Y las preguntas continúan!

En la búsqueda de tu filosofía de vida, la mejor manera de trabajar para descubrir lo que eres es determinar lo que no eres. Una vez que comienzas a hacer preguntas como “¿Soy mi cuerpo?” y al examinar las respuestas, estás camino a la verdad. Es una verdad que no se puede definir, solo darse cuenta. ¡Pero qué liberadora puede ser!

Entendiendo que yo no soy mi cuerpo físico

La respuesta más obvia a la pregunta: “¿Soy mi cuerpo?” parecería ser “Sí”. Pero un examen más completo determinará que esto no es así. El cuerpo humano está hecho de carne y hueso, por así decirlo. Esta carne y hueso está compuesta de células. Las células están compuestas de moléculas. Las moléculas están hechas de átomos.

Yo no soy todo lo que vez, pero tampoco vez todo lo que soy.

Y los átomos están formados por partículas subatómicas, algunas de las cuales se conocen como quarks. Estas partículas subatómicas surgen de una aparente ausencia en la nada durante un tiempo increíblemente corto, mucho más corto que un billonésimo de segundo, y luego se desvanecen en la nada nuevamente. Es como una masa continua de burbujas.

En otras palabras, tu cuerpo está formado por trillones y billones de algún tipo de energía que entra y sale de la existencia a una velocidad alucinante. El cuerpo está cambiando para siempre. El cuerpo físico que se da una ducha no es el mismo cuerpo físico que sale de la toalla. Los cambios no son perceptibles, pero se han producido.

Lo que permanece más o menos igual son los patrones en los que surgen estas partículas subatómicas. Los patrones parecen tener permanencia. Pero incluso ellos están cambiando gradualmente, de lo contrario no podríamos crecer, y nunca cambiaríamos. Sin embargo, sabemos que lo hacemos. Envejecemos.

“¿Soy yo mis emociones?” es una de las preguntas más importantes de la vida para el hombre o la mujer que buscan una filosofía de vida con la que puedan subsistir. Pero al igual que el cuerpo físico y nuestros pensamientos, la respuesta debe ser “No”.

No soy mis pensamientos ni soy mis emociones

Las emociones surgen y desaparecen. Un pensamiento puede surgir, desencadenar una emoción y luego desaparecer. Podría entrar en una especie de bucle: el pensamiento, la emoción, la emoción que desencadena un nuevo pensamiento, el nuevo pensamiento que desencadena la emoción, etc. Pero en algún momento u otro el ciclo se desconectará. ¿Nos ‘abandonamos’ y dejamos de vivir cuando no hay emoción en la vanguardia de nuestras mentes?

Sabes que la respuesta es no. Entonces llegamos a la conclusión de que no somos nuestros cuerpos, no somos nuestros pensamientos, no somos nuestras emociones¿y qué soy? ¿quién soy?

No soy todo lo que me ha pasado, soy lo que decido ser.

La respuesta correcta a todas tus preguntas es: “Tú eres el Experimentador”. “Tú eres el observador”. “Tú eres el testigo”. El cuerpo, los pensamientos, las emociones van y vienen. Se levantan y mueren. Pero tú, el verdadero tú, continúa para siempre.

Espero que hayan disfrutado este pequeño discurso. Es posible que tengan algunas opiniones propias al respecto, y ¡les invito a comentarlas! Por lo pronto, ¡sé feliz mientras continúas en la búsqueda de tu filosofía de vida!

Quizá te interesaría leer ¿Quien Soy Yo, la pregunta que todos nos hacemos alguna vez en la vida!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.