Take a fresh look at your lifestyle.

Qué Relación Hay Entre Tus Estados de Ánimo y Tu Inteligencia Emocional?

Sabemos que nuestros estados de ánimo son el resultado de nuestras vivencias cotidianas y  desarrollan un papel muy importante dentro de nuestras vidas, tanto en el aspecto positivo como en el negativo. La manera en que nos sentimos no es casualidad, sino que guarda relación con una serie de aspectos personales y de contexto, que influyen y revelan esa manera subjetiva de hallarnos emocionalmente.

Todas nuestras acciones, incluyendo la manera de sentir, actuar, pensar y reaccionar, son el resultado de nuestra interacción con el entorno, por lo cual no actuamos o sentimos sin ninguna razón, sino como una respuesta a un ambiente en el que nos desenvolvemos.

Se nos presentan situaciones y experiencias que no se muestran indiferentes, ya que interpretamos los hechos, nos emocionamos y reaccionamos ante ellos, y lo hacemos de manera diferente, particular, según sea cada persona.

Porqué varían nuestros estados de ánimo?

Nuestros estados de ánimo pueden ser controlados por nosotros mismos, y tenemos el poder de promover los estados anímicos positivos y eliminar casi completamente los negativos. Una emoción es un modo subjetivo de manifestar nuestro ser ante alguna situación o estímulo concreto. Éstos varían y tienen una duración limitada en el tiempo, es decir que podemos pasar por diferentes emociones al pasar del tiempo. No son estáticos, y dependen de nuestra capacidad de manejarlos.

estados de animo

Cuando estos estados emocionales perduran en el tiempo, hablamos de “estados anímicos”. Éstos se pueden clasificar en positivos y negativos. Los positivos tienen que ver con la experiencia subjetiva y agradable, satisfactoria, placentera y relajante. Los negativos son aquellas experiencias subjetivas que te causan malestar, desagrado, tensión.

Los estados de ánimo aparecen como respuestas a nuestras relaciones con el entorno, las situaciones cotidianas, la actuación de las personas con la que compartimos, las consecuencias de nuestras acciones, entre otros. Pueden estar influidos por diferentes variantes como la época del año, el clima, la hora, la alimentación, nuestra salud, la calidad del sueño, el estrés cotidiano, nuestras angustias, ansiedad, nuestros temores, el cansancio, entre otros.

Te invitamos a conocer: Cómo Saber Si Tengo Ansiedad – Pistas que Pueden Ayudar

De Qué Se Componen Nuestros Estados de Ánimo?

Ninguna vivencia personal es indiferente y neutra. Siempre trae consigo una respuesta emocional muy cambiante que depende de las diferentes situaciones en la que nos encontremos o que tiene que ver con nuestra manera de interpretarlas. Por esta razón podemos sentir enfado, relajación, sorpresa, ilusión, alegría, tristeza, angustia, asco, impaciencia, entre otros.

La respuesta emocional de cada persona ante un hecho en común es muy personal y subjetiva, ya que somos seres únicos y diferentes. Esto depende de varios componentes:

  • La Respuesta Fisiológica: Manos frías, tensión muscular, taquicardia, presión en el pecho, sudoración, sensación de vacío, entre otros.
  • El Componente Cognitivo: Es la forma de dilucidar los hechos y nuestras propias reacciones ante algún hecho de la vida cotidiana.
  • El Componente Motor: Tiene relación con nuestra manera de actuar ante diferentes hechos.

formas anímicas

Los diferentes estados de ánimo pueden reflejarse mediante lo que hacemos, decimos y sentimos empleando nuestro lenguaje verbal y no verbal: una lágrima, una sonrisa, un comentario negativo, un discurso agresivo, entre otros. Éstos funcionan como signos que nos pueden ayudar a descifrar y comprender nuestro estado de anímico o el del otro, y poder elegir el mejor comportamiento como consecuencia de una situación determinada.

Los Tipos de Estados de Ánimos

Nuestro estado emocional generalizado y persistente responde a la manera como percibimos el mundo. Resulta muy  relevante la definición de los estados de ánimo en el aspecto psicológico, ya que está presente en la elaboración  de pensamientos y conductas. A continuación te presentamos los tipos de ánimo:

  • Disfórico: Se caracteriza por un sentimiento desagradable. La persona muestra mal humor, tristeza, ansiedad, irritabilidad, soledad.
  • Depresivo: Aparece cuando la persona revela una tristeza y apatía la mayor parte del tiempo. En diversos casos es un signo de una futura depresión.
  • Eutímico: Está ubicado  dentro del rango normal del humor. Se determina por la ausencia de un humor depresivo y de un humor enaltecido.
  • Expansivo: Tiene relación con la falta de control en la expresión de los sentimientos.
  • Eufórico: Se caracteriza por manifestar un sentimiento elevado de alegría y bienestar junto con sentimientos de grandeza.
  • Irritable: Se muestra muy sensible  al enfado.

variables en tu animo

Cabe destacar que existen algunas situaciones en las que el estado de ánimo se puede modificar y puede variar dependiendo de las circunstancias en las que se encuentre la persona, por ejemplo si está embarazada, el estado de ánimo puede variar.

La Inteligencia Emocional:

Una Alternativa Para Controlar Los Estados de Ánimo

El concepto de Inteligencia Emocional (IE) surge en 1990 (Salovey y Mayer) y obtuvo fama cuando Goleman  publicó su libro “Inteligencia Emocional” (1995). Ésta no se refiere a ninguna condición especial que sólo tienen algunas personas. Por el contrario, tiene que ver con una serie de habilidades fundamentales para conducir correctamente nuestras emociones o las de otros.

Aspectos de la Inteligencia Emocional:

 1)Detección de la emoción.

2) Comprensión del estado de ánimo (saber descifrarlo).

3) Expresión correcta (saber expresarla).

 4) Actuación para su regulación (comprender cuál es la mejor forma de accionar ante dicha emoción).

Todas estas habilidades se pueden aprender y ejercitar tanto a nivel individual como el terreno social. Ello permitirá un comportamiento más efectivo  en nuestras relaciones interpersonales y en la regulación de nuestros propios estados de ánimo. Sin embargo,  cuando logramos  manejar las emociones del otro, no significa que podamos tomar el control de nuestras propias emociones, y a la inversa.

Estados de animo

Ventajas de Utilizar la Inteligencia Emocional

  • Nos librará de conflictos y discusiones innecesarias. Por ejemplo, si sabemos cuando es el momento preciso para aclarar una situación.
  • Nos permitirá apoyar mejor cuando nos necesiten. Por ejemplo, dar una palabra de aliento, un consejo, un abrazo, una caricia, una palmada o simplemente escuchar al otro.
  • Podremos conocernos mejor a nosotros mismos. Cuando conocemos aquello que nos perturba. De qué modo nos afecta y cómo actuamos cuando nos sentimos de una manera determinada. Sabremos cómo controlarnos y accionar. El conocimiento sobre nuestras emociones y sus causas nos permitirá tener un mejor control sobre ellas y dejar atrás los temores para enfrentarlos.

Para mayor información lee: Deja De Vivir Con Miedo Y Libérate!

Factores Determinantes en Nuestros Estados de Ánimo

Para poder comprender nuestras emociones y los diferentes estados de ánimo. Debemos aprender a revelarlos y encontrar aquello que las genera. Solo cuando aprendemos a detectar cuándo nos sentimos bien o mal podremos conocer además cómo volver a tener dichas emociones cuando éstas se presenten de manera positiva. O por el contrario qué hacer para evitar aquellas que sean negativas.

Es importante realizar un “Autoregistro” que busca relacionar los estados de ánimo con sus antecedentes.

Como ejercicio. Debes anotar durante una semana o dos la siguiente información en el momento en el que se experimente una emoción positiva o negativa:

  • El día y la hora en el que experimentes la emoción.
  • Escribe la situación que te afecta y cómo sucedió.
  • Anota qué piensas sobre la situación presentada.
  • Describe qué sientes cuando estás ante determinada circunstancia (Emociones, sentimientos subjetivos)
  • Escribe cómo actuaste ante el hecho ocurrido

Estados-de-animo-4

Cuando tenemos conocimiento de todos estos datos, estamos en la capacidad de establecer relaciones sobre los hechos, actividades y los diferentes estados de ánimo que experimentamos. De esta manera, nos daremos cuenta que en muchos casos no son tanto los sucesos en sí los que causan ciertas emociones, sino nuestra manera de descifrarlos.

Aquello que nos decimos a nosotros mismos, nuestros pensamientos internos. Podemos relajarnos y vivir la vida plenamente. Dejar atrás nuestros temores e ir aprendiendo a sobrellevar las circunstancias, sean buenas o malas. Para ser feliz solo hay que querer serlo.

Te invito a Leer También:  Soy Feliz Porque No Espero Nada De Nadie

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.