Take a fresh look at your lifestyle.

5 Maneras De Liberar La Energía Femenina Bloqueada Y Sanar!

La Energía femenina bloqueada es una realidad a la que nos enfrentamos día a día sin saberlo. A lo largo del siglo pasado, se ha hecho énfasis en la igualdad entre los sexos por medio de los movimientos feministas, lo que ha llevado a que las damas quieran parecerse a los hombres e incursionar en su campo laboral. En los años 80, los peinados más cortos se volvieron de moda, las hombreras hicieron desaparecer la forma femenina, las mujeres se han esforzado por encontrar su posición de liderazgo, etc.

Todo esto ha sido un paso necesario para romper con la sociedad patriarcal y para que las féminas logren ser tomadas en cuenta. Sin embargo,  el error fue que empezamos a creer que para tener éxito en los negocios, debemos conformarnos con una versión más masculina de nosotras mismas, lo cual, en cierto modo, nos ha hecho ceder nuestro poder como mujeres. Es como decir:”Las mujeres y los hombres pueden ser iguales, pero sólo si las mujeres intentan parecerse más a los hombres”.

Para qué liberar la energía femenina bloqueada?

En algún momento del camino olvidamos que la igualdad significa que todos los seres humanos deben ser valorados de la misma manera, independientemente de su género; lo que no implica que tengamos y manifestemos las mismas fuerzas innatas. Para ello, compartiré con ustedes las cualidades primarias asociadas con la energía masculina y la energía femenina.

Cualidades de la Energía Masculina:

El empuje, el enfoque, la asertividad y la confianza tienden a ser vistos como rasgos más masculinos que establecen una base para el éxito en los negocios y el mundo corporativo. La energía masculina es la mente, y es tan firme como una roca. Sus pensamientos se centran en los objetivos, el futuro, la seguridad y la protección. Está más identificado con su propósito y productividad en el mundo y le encanta cumplir una misión.

Cualidades de la Energía Femenina:

Los rasgos que se asocian más a menudo con lo femenino son la conexión, la empatía, la curación y el sentimiento. Ella es pura energía, fluye y evoluciona como el agua de un río. Tiene una conciencia dispersa, piensa muchas cosas a la vez y encuentra detalles particulares y complejidades que escapan a la masculinidad. Nació para recibir. Ella está más identificada con sus sentimientos y anhela profundamente el amor para sentirse realizada.

Somos ambas energías a la vez:

Ahora, aquí está la sorpresa… tenemos ambas energías dentro de cada uno de nosotros. Necesitamos ambas partes para estar  equilibrados, pero sobre todo, nacemos con una polaridad dominante que nos inclina hacia uno u otro género, sin desconectarnos del género contrario..

Intenta conectar con tus Guías Espirituales y encuentra las respuestas de tu vida.

Todo nuestro Universo está hecho de polaridades: derecha e izquierda, luz y oscuridad, arriba y abajo. Por definición, las polaridades vienen en pares, y no se puede conocer una sin conocer a su contraparte. Significa que no puedes saber qué es la luz hasta que también experimentes la oscuridad, o saber donde es arriba hasta que puedas compararlo con abajo.

Quizás una de las polaridades más significativas es la masculina frente a la femenina. Parte de su importancia radica en lo desequilibrado que ha estado durante tanto tiempo. El patriarcado que ha gobernado la cultura mundial en general, es el resultado de una inclinación excesiva hacia la energía masculina.

Podemos decir que si queremos fomentar un balance hacia la energía femenina en nuestra cultura – no sólo el respeto por las mujeres sino también por las cualidades femeninas – entonces necesitamos desbloquear la energía femenina dentro de nosotras mismas.

Aunque la identidad de género está ampliamente relacionada con este tema, la verdad es que cualquier persona tiene el poder de expresar las energías universales, independientemente del sexo físico o la identidad de género. Todos manifestamos tanto la energía masculina como la femenina en diferentes grados. Por ello la importancia de equilibrar nuestros polos.

Es imperante analizarnos y empezar ya a observar nuestros puntos de desbalance, suprimiendo un lado sobre el otro, aclarando que esto no tiene nada que ver con ser hombre o mujer.

Energía femenina bloqueada

Al masculino le gusta “hacer”. Lo femenino anhela simplemente “ser”. Las mujeres son generalmente más femeninas en cuanto a su asociación y lo contrario es válido para los hombres. (En parejas del mismo sexo, por lo general una pareja es más masculina y la otra más femenina para que haya polaridad sexual.

¿Qué significa todo esto? Significa que si somos más femeninos asociados por naturaleza y cambiamos para competir en el mundo corporativo dominado por los hombres, entonces perdemos algo de nuestro poder innato. Olvidamos cómo ser mujer. Olvidamos cómo amortiguar una vez que dejamos el trabajo.

Esto nos hace sentir desequilibrados, estresados y atascados. Nos volvemos rígidos y perdemos nuestro camino.

Aferrarse a esta energía de Miss Mujer Independiente puede parecer una máscara. Nos cuesta mucho conectarnos con los demás y empezamos a ver a otras mujeres como amenazas.

También atraemos a más hombres femeninos asociados en nuestras vidas. Hombres que no pueden entrar en su poder masculino y satisfacer nuestras necesidades. Se sienten debilitados ante nosotras, carecen de empuje, o la asertividad que deseamos. Esto crea una polaridad desequilibrada y la atracción sexual puede ser inestable.

El agotamiento es inevitable cuando sentimos la constante presión de esforzarnos y demostrar nuestra igualdad de esta manera.

Encontrar el equilibrio…

Aquí hay cinco prácticas que te ayudarán a irradiar poder femenino y volver a tu cauce natural:

1. Baila:

Bailar es una práctica poderosa para ayudarte a salir de tu mente y entrar en tu cuerpo. Encuentra algo de privacidad donde puedas bailar tan salvaje o sensualmente como quieras. Pon tu canción o lista de reproducción favorita y empieza por cerrar los ojos, respirando profundamente y sintiendo lo que se siente al estar en tu cuerpo. Pregúntate… si esta música podría tomar forma, ¿cómo se movería? A continuación, deja que tu cuerpo exprese la música como si la estuviera traduciendo a una forma de lenguaje.

2. Maravíllate:

Lo femenino en todos nosotros anhela sentir y ver la belleza a nuestro alrededor y en nosotras. Adornar tu espacio con cualquier cosa que traiga una sonrisa a tu cara ayuda a alimentar este anhelo. Esto puede ser en forma de cuadros, decoración, o telas de lujo o de colores.

Llevar belleza a nuestro guardarropa también nos ayudará a expresar lo femenino en nuestro interior. Tal vez eso signifique usar faldas floreadas con delicadas sandalias, o lucir un par de tacones sexys con un elegante pantalón pitillo. Quizás te sientas deliciosamente femenina con botas de combate y un vestido floral. Tal vez signifique algo diferente cada día (eso también está bien… ¡lo femenino cambia constantemente! Encuentra tu propia definición de belleza en ti misma y observa cómo te sientes cuando lo expresas con tu ropa.

3. Días libres:

Un día “no planeado” es una de las mejores cosas para hacer cuando quieras entrar en tu energía femenina. Permitirnos fluir y estar en el momento presente puede ser uno de los sentimientos más relajantes y liberadores. Un día de la semana programa un “día libre” de autocuidado. Aquí es donde podrás hacer cero planes y permitirte hacer lo que te apetezca momento a momento.

4. Creatividad:

La creatividad femenina dentro de todos nosotros, está asociado con la energía creadora y la energía vital, similar a la energía de las emociones fluidas o sin tiempo. Nuestros vientres están diseñados para crear vida después de todo.

Expresa tu creatividad a través de la artesanía, la pintura, el baile, la ropa y el ganchillo. Mucha gente expresa su arte en otras formas como cocinar, entretener a los invitados, escribir, comedia o jardinería, indistintamente de su género sexual, y eso es poner su energía femenina en acción.

5. Sensualidad:

Nuestros cuerpos tienen mucho poder y sabiduría como mujeres. Podemos conectarnos con nuestros sentimientos e intuición más fácilmente que una persona masculina asociada, pero necesitamos confiar en nuestros cuerpos y corazón para poder escuchar estos mensajes.

Una manera de conectarnos más con nuestros cuerpos y salir del pensamiento lógico es intentar incorporar más sensualidad a nuestras vidas. Esto significa usar intencionalmente los sentidos para experimentar la vida con placer.

Una forma de practicar la sensualidad es darte un baño caliente con aceites esenciales, decorando tu entorno con velas o pétalos, sintiendo el agua caliente en tu piel, oliendo el aroma de lavanda o eucalipto, escuchando la salpicadura de agua en la tina, saboreando una delicia como un chocolate negro o vino tinto.

Cualquier actividad puede volverse sensual si la experimentas intencionalmente con los cinco sentidos.

Cuando realizamos estas prácticas para liberar la energía femenina bloqueada, nos sentiremos más radiantes, más relajadas y podremos atraer a nuestra vida los deseos de manera más fluída. Esto nos permite entrar con nuestra energía masculina en los negocios sin sentirnos agotadas o rígidas.

Cuando abrazamos nuestra naturaleza femenina, nos nutrimos a nosotras mismas y equilibramos al planeta Tierra. Al desarrollar nuestra energía femenina podemos realmente atraer el éxito hacia nosotras, en vez de sentirnos constantemente apuradas o presionadas.

No te vayas sin leer: Cómo comenzar una relación contigo misma y ¡amarte!

2 Comentarios
  1. elshaddaitv dice

    Cuando hablo de polaridades hago referencia a las dos caras de la dualidad, y se manifiesta cuando por ejemplo tengo mucho rechazo hacia algo, o todo lo contrario, su polaridad sería cuando admiro mucho algo. En el ámbito de la economía, por ejemplo si considero las dos caras de la dualidad, experimentamos la polaridad cuando le doy mucha importancia a tener mucho dinero, o sintiéndome muy desgraciado si apenas lo tengo. Si nos vamos a la relación de pareja, ahí es un área donde se experimenta mucha polaridad, muchos picos de placer, sobre todo cuando acabas de conocer a alguien y nos sentimos lo que llamamos “enamorados”, y nuestro sentir está totalmente condicionado por lo que me ofrece el otro, tiene la capacidad de elevarme al cielo, y de bajarme al infierno cuando surge algo que “me mueve”, todo esto que experimentamos en la relación es deseo, deseo de ser especial para ti y de que tú lo eres para mi, y está muy lejos de ser amor, aunque tengamos la creencia de que eso es amor, en realidad el amor no difiere de lo que siento por mi pareja que de lo que siento por otro.

    1. Loubna Hatem K dice

      Gracias por tu aporte!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.