Take a fresh look at your lifestyle.

Lo Vital de Aprender A Controlar Las Emociones Y Canalizarlas a Nuestro Favor.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo importante que es aprender a controlar las emociones y no dejerse llevar por ellas como una barca a la deriva? Ciertamente hay personas que, unas más u otras menos, se dejan arrastrar por un torbellino de emociones irrefrenables, reaccionando intensamente ante cualquier estímulo en las eventualidades del día a día, lo cual se convierte en una gran complicación para su vida.

Somos seres emocionales y nos resulta casi imposible refrenar nuestro sentir y evitar que los sentimientos, bien sea de alegría, rabia, tristeza, euforia, etc, afecten nuestras vidas cotidianas. Lo cierto es que en medio de esa montaña rusa de variables emociones la vida se nos hace un tanto complicada, y nuestros planes, trabajo, proyectos, y relaciones se ven afectados por nuestra manera de expresar lo que estamos sintiendo en determinado momento, no por la emoción en si, sino porque al no saber como canalizarlas, terminamos dejándonos arrastrar por ellas.

Si aprendemos a manejar y encauzar nuestros sentimientos y tener el control sobre ellos, podremos sacar más provecho a nuestras vivencias, y lograremos una vida más armoniosa y pacífica.

controlar-las-emociones-2

¿Que son las Emociones?

Es bueno saber que las emociones y los sentimientos tienden a confundirse unos con otros, pero no son lo mismo. Las emociones son producto de un proceso químico-físico de neurotransmisores y hormonas, que se activan ante ciertos estímulos, y comienzan en el cerebro, llevando a la creación de pensamientos. Este proceso es involuntario. Los sentimientos se generan como resultado de las emociones,  definiéndose como un estado de ánimo afectivo, generalmente de larga duración.

Las emociones por lo general se pueden interpretar como “reacciones espontáneas a hechos externos” por ejemplo cuando te dan una buena noticia, enseguida saltas de alegría, y a la reacción de esta euforia espontánea se le llama emoción. En cambio los sentimientos son sensaciones que nacen en el corazón y se quedan, los sentimientos son una sensación calmada y son más perdurables, como por ejemplo, el amor que se siente por un ser querido.

Las emociones tienen el poder de cambiar nuestro estado de ánimo, y muchas veces nos dominan, haciéndonos sentir de una determinada manera. La respuesta o la forma en que reaccionamos ante una determinada situación, puede ser positiva o negativa para nosotros mismos.

controlar-las-emociones-3

Destrezas Emocionales: Tener el Control es Necesario…

Los seres humanos hemos creado mecanismos de supervivencia y que están allí para el propio beneficio, y las emociones son parte de este mecanismo, ya que ellas son un estímulo que le ha servido al ser humano para buscar su sustento y protegerse del peligro. El ser humano usaba la emoción como una forma de orientarse en cada situación y de esta manera veía si era favorable o no para él. Por ejemplo si sentía alegría, era algo bueno y de gran ayuda a su supervivencia, pero si sentía tristeza o dolor, era malo y quizás representaba un peligro para su sobrevivencia.

Los Tipos de Emociones y lo que generan en nosotros…

Podemos dividir las emociones de dos formas: Emociones positivas y Emociones negativas
Las emociones positivas son las que nos aportan bienestar, y con las cuales podemos sentir:
• Felicidad.
• Alegría.
• Entusiasmo.
• Salud.
• Fuerza.
• Amor.
• Energía.
• Paz, etc.

Las emociones negativas son las que nos aportan infelicidad, así como:
• Malestar.
• Frustración.
• Tristeza.
• Decepción.
• Debilidad.
• Enfermedad.
• Soledad, etc.

De esta manera tratamos de expresar por medio de palabras lo que sentimos y así describir cómo está nuestro estado emocional o de ánimo en un momento determinado, mas sin embargo, muchas veces nos encontramos con que las palabras nos parecen insuficientes, ya que como individuos somos muy complejos y nuestros pensamientos pasan por procesos donde influyen diversos factores, los cuales resultan en las reacciones y actitudes que tenemos y que conforman nuestro carácter y forma de ser.

En muchas personas, frecuentemente, éstos estados anímicos son muy variables, ya que se puede pasar del lado positivo emocional al lado negativo en un parpadear de ojos. Como por ejemplo, podemos sentirnos felices por algo que nos esta sucediendo, y al momento siguiente sentir que somos los seres más desgraciados del mundo.

Hasta aquí todo parece muy bien, ¿pero qué pasa cuando permitimos que las emociones se apoderen de nosotros y tomen el control en nosotros?

Dominados por Nuestras Emociones Negativas?

Si supiéramos cuán imperativo es saber cómo controlar las emociones y canalizarlas a favor nuestro, y cuánto influye en nuestro diario vivir la forma en como reaccionamos a los eventos externos, tomaríamos más en serio eso de aprender a dominar nuestras emociones, y no permitir que ellas nos controlen a nosotros.

Cuando no controlamos nuestras emociones negativas y no sabemos cómo canalizarlas, nos  convertimos en víctimas de ellas y es ahí cuando comienzan a manipularnos y a manejar nuestra vida, muchas veces de manera inconsciente.

Si las emociones son reacciones a factores externos, entonces está en nuestras manos la manera en como reaccionamos a ellas, y si le damos o no el poder de dominarnos. Recordemos que todo comienza con un pensamiento.

controlar-las-emociones-4

Sabemos que no es algo fácil de alcanzar pero con practica y dedicación podemos hacer que las emociones negativas tengan cada vez menos poder sobre nosotros. Mediante la vigilancia permanente y consciente a nuestras reacciones y pensamientos podemos, poco a poco, tomar el control sobre nosotros mismos. El secreto está en evitar reaccionar, y si se va a reaccionar, que sea de una manera positiva.

Una Historia Como Ejemplo…

Supongamos que te levantas un lunes por la mañana como de costumbre para ir a tu trabajo, antes de salir de casa estás tomando tu café matinal y tu hijo de cinco años pasa corriendo por tu lado y sin querer te empuja, haciendo que riegues el café sobre tu camisa blanca.

La Posible Reacción:

Pues tienes dos opciones, o reaccionas de forma negativa con rabia y enojo, o respondes de forma positiva.

Si respondes de forma positiva, pues simplemente te irás a cambiar la camisa y saldrás como siempre a tu trabajo, sin mayor reparo, ya que a fin de cuentas piensas, fu un accidente.

Si respondes negativamente, la rabia y la ira se apoderarán de ti y reaccionarás regañando, gritando y hasta quizás golpeando al niño, causando que éste rompa en llanto, haciendo que la madre también reaccione y tu ira crecerá más debido a los chillidos del pequeño.

Así saldrás de casa tan enojado que al cruzar por el garaje no te percatas de que viene un carro y casi te choca…¡y otra vez reaccionas contra el otro conductor! Te diriges a él con todos los improperios que conoces, pues tu ira se ha acrecentado más y más …! Llegas al trabajo malhumorado, sin ni siquiera dar los buenos días a nadie, tirando la puerta tras de ti, …y así continuarán llegando eventos negativos en el transcurso del día, que no acaban, y tu día se convierte en un círculo vicioso, donde tu mal humor te lleva a encuentros negativos y éstos causan más ira y más rabia en ti …y así sucesivamente.

Te Interesará Leer: El Poder de las Palabras, Lo que envías al Universo

Entonces dirás que la vida te trata mal, que la vida es injusta, que la vida esto, que la vida aquello, …pero si analizamos este simple ejemplo podemos notar que todo comenzó con una reacción, ¡tú reacción! …o lo que es lo mismo, con una emoción, donde un niño de cinco años tropezó contigo.

La mejor Manera de Reaccionar:

Ahora retrocedamos y analicemos la misma historia, pero desde la perspectiva de la reacción positiva: El niño pasa por tu lado, te empuja sin querer y hace que riegues el café sobre tu camisa.

Tú entiendes que no fue la intención de tu niño hacerte eso, y reaccionas con calma. Simplemente te levantas, te cambias y aquí no ha pasado nada. Sales a tu trabajo mirando el cielo azul y el sol brillante, respiras el aire fresco de la mañana, llegas a tu trabajo con una sonrisa y das los buenos días, que son correspondidos de igual manera. Así estarás pasando el día de forma tranquila y apaciguada, y todos los estímulos que vengan serán igualmente tratados con positivismo.

Podemos ver aquí la gran diferencia que hace la forma en que reaccionamos. Sabemos que las emociones no son algo que premeditamos, pero lo que sí es posible es educar a nuestra mente a no reaccionar, y si lo vamos a hacer, que se de forma positiva a los eventos que se susciten.

 Las Cosas No Son Como “Son”, Sino Como “Somos”. -Talmud-

controlar-las-emociones-1

No vamos a decir que los problemas dejarán de llegar, ya que los problemas forman una parte de la vida. La cosa es cómo nos enfrentamos y reaccionamos ante ellos. Tener un dominio y controlar las emociones sólo es posible mediante el autoanálisis y la meditación constante,  y sobre todo, las ganas de cambiar.

Como siempre, con la práctica se logran grandes cosas y todo irá en beneficio nuestro, así como de quien nos rodea.

Te invito a Leer También: Qué relación hay entre tus Estados de ánimo y la Inteligencia Emocional

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.