Take a fresh look at your lifestyle.

Benjamín Franklin Nos Deja 4 Relevantes Lecciones de Vida Para El Éxito Personal

Este 4 de julio, queríamos compartir algunas lecciones notables de un líder histórico cuyas palabras son más relevantes hoy que nunca. Recordamos a Benjamín Franklin como un autodidacta, emprendedor, quinta esencia “estadounidense” y Padre Fundador, con un legado que perdura en la actualidad

Hizo historia demostrando que el rayo era electricidad, inventando lentes bifocales, además de establecer la primera biblioteca pública estadounidense y el servicio postal de los Estados Unidos. Pero su contribución más significativa a la humanidad va más allá de eso.

Jugó un papel clave en la definición del genio estadounidense a través del trabajo duro, la educación, el espíritu empresarial, las instituciones de auto gobierno, el espíritu comunitario y la filantropía.

Benjamín Franklin

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involucrarme y aprendo”

4 Enseñanzas que aprender de Benjamín Franklin:

Es importante leer y analizar una a una éstas enseñanzas, que son en realidad una joya para nuestra superación personal.

1. Autoeducarte Y NUNCA dejar de aprender:

Benjamín Franklin nació en una familia pobre de 17 hijos y tenía menos de 2 años de educación formal.
Pero su curiosidad sin límites fomentó un espíritu de aprendizaje permanente y autoeducación. Ese espíritu lo llevaría a convertirse en uno de los intelectos más respetados del mundo occidental.

Impulsado para mejorar y perfeccionar sus habilidades, desarrolló un curso de superación personal para él cuando era solo un adolescente. Más tarde, trabajando en la imprenta de su hermano, ideó un curso de escritura para él y rápidamente se convirtió en el escritor más famoso de la América colonial.

Implementó un horario estricto diario para él , que incluía momentos específicos para el aprendizaje, el ejercicio físico y la autorreflexión. Antes del crecimiento personal era incluso una cosa.

Pasos accionables:

Procura desarrollar curiosidad profunda. Haz un compromiso para leer un libro (y terminarlo). Toma una clase en algo que te apasione o domina una nueva habilidad.

2. Tu potencial no tiene límites: no importa tu edad

Como niños, tenemos sueños de lo que queremos ser cuando “crecemos”. Pero a menudo esas aspiraciones se desvanecen en la búsqueda de vocaciones prácticas una vez que llegamos a la edad adulta.

“Algunas personas mueren a los 25 y no son enterradas hasta los 75”.

Una figura proteica, Benjamín Franklin disipó el mito de que no podemos recrearnos o cambiar la trayectoria de nuestra vida en un punto dado. Cuando hayas terminado de cambiar, has terminado.

Desde su vocación como impresor, escritor, científico, diplomático, inventor y Padre Fundador hasta la firma de la Declaración a los 70 años, su vida fue una constante reinvención de sí mismo.

Pasos accionables:

si te sientes atrapado en tu vida o no estás seguro de cómo desatar tu verdadero potencial, busca toda la información que puedas sobre cómo ser ilimitado, e intenta aplicar las técnicas que te ofrecen para desarrollar todo tu potencial.

3. Valora tu tiempo y actúa

Toda la humanidad está dividida en tres clases: las que son inamovibles, las que son móviles y las que se mueven. ¿En qué clase te caes?.

Muy a menudo, el sentirse abrumado, el miedo, la indecisión y el pensamiento excesivo paralizan nuestra capacidad de actuar. Creemos que tenemos una cantidad infinita de tiempo para lograr algo, pero el tiempo tiene una manera divertida de avanzar mucho más rápido de lo que anticipamos.

¿Amas la vida? Entonces no pierdas el tiempo, porque eso es de lo que está hecha la vida.

Benjamín Franklin era un maestro de la acción constante. Su visión de su vida y país lo impulsó hacia adelante, y estableció sistemas y procesos para ayudarlo a tomar decisiones y lograr su visión.

Mi manera es dividir media hoja de papel por una línea en dos columnas; escribiendo sobre los Pro y sobre los Contra.

Estrategia para la toma de decisiones de Benjamín Franklin

Luego, durante la consideración de tres o cuatro días, coloco debajo de los encabezados breves pistas de los diferentes motivos, que en diferentes momentos se me ocurren, a favor o en contra de la medida.

Cuando los tengo así en una vista, me esfuerzo por estimar sus pesos respectivos; y donde encuentro dos, uno a cada lado, que parecen iguales, los golpeo a los dos. Si juzgo algunas dos razones equivalentes a tres razones pro, pongo cinco; y así me dispongo a proceder.

Encuentro dónde está el equilibrio; y si después de un día o dos de más consideración, nada nuevo que sea importante ocurre en ninguno de los lados, llego a una determinación en consecuencia. Benjamín Franklin.

Pasos accionables:

Crea o adopta una estrategia (como la de Franklin) para ayudarte a la toma de decisiones.

4. Contribuye a la humanidad y haz el bien en el mundo

Me imagino si comenzas todos los días con la pregunta “¿Qué bien haré este día?”, Y lo terminas preguntándote “¿Qué bueno he hecho hoy?”. ¿Impactará las elecciones que hagas durante el día?

Benjamín Franklin se hacía estas preguntas exactas todos los días. En 1727 (a los 21 años), fundó el Otro Club: un grupo de intelectuales y artistas para debatir sobre las ideas que tenían sobre la superación personal, y sobre cómo mejorar su comunidad. Suena como un círculo Mastermind antes de su tiempo.

Dedicó su vida a la filantropía: iniciativas privadas, para el bien público, centrándose en la calidad de vida. Atribuyó su éxito a que había dedicado su vida adulta a “hacer el bien”. La pregunta más noble del mundo es: “¿Qué puedo hacer en él?”

Vida filantrópica de Benjamín Franklin

Gracias a la tecnología, tenemos más acceso que nunca a la información y la conciencia de la situación de los demás, amigos y extraños por igual. Este acceso y conciencia están dando forma a nuestros sistemas de creencias y nuestras elecciones de una manera sin precedentes.

Pasos accionables:

Conéctate con individuos y grupos que están haciendo obras para la humanidad. Ya se trate de esfuerzos dentro de una organización que tu apoyas, en tu comunidad o a una escala mayor.  Tú puedes marcar la diferencia.

Aunque nunca llegué a la perfección que había sido tan ambicioso de obtener, pero me quedé corto de ella, sin embargo, fui por el esfuerzo, un hombre mejor y más feliz de lo que hubiera sido, si no lo hubiera intentado. – Benjamín Franklin.

Te invito a leer Sobre los 10 mandamientos de Osho para vivir en armonía!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.