Take a fresh look at your lifestyle.

¿Qué Es El Aura? Aprende A Percibirla Y Analizarla

El Aura se define como una irradiación luminosa o halo de energía que se percibe alrededor de todos los seres vivos. Se puede ver en detalle por personas que han desarrollado la facultad de percibirlas, sin embargo, todas las personas podrán verlas con un poco de práctica. El aura es el contorno del cuerpo espiritual y está compuesta de energía a una frecuencia vibratoria más alta de la que nuestros sentidos son capaces de percibir.

Algunos pasos sencillos te harán ver las auras en poco tiempo. Puedes aprender mucho sobre alguien a partir de su aura, y puedes dar y recibir mucho también, a través de la transferencia de energía de un aura a otra.

Al Aura se le define como una Fuerza vital que sostiene la vida, un campo de energía que rodea a todos los seres vivos.

Conoce más sobre el Aura y aprende a verla:

El aura puede ser vista como un halo blanco de cuerpo entero. Si la persona que se está viendo tiene bajas energías vitales, o si la persona que la está viendo es un principiante, entonces las energías pueden parecer vapores de energía tenues o claros, a veces en movimiento.

Para algunos, la textura del aura se asemeja al aire caliente ondulante que se eleva sobre una carretera caliente bajo un sol intenso. El aura usualmente se extiende por lo menos a una pulgada alrededor del cuerpo, pero puede incluso extenderse por varios pies o ser inexistente. También se pueden ver diferentes colores.

El aura es “PRANA” (la energía universal), al igual que el cuerpo espiritual y todo lo que vemos a nuestro alrededor es energía universal. Todas las cosas están hechas de prana y por lo tanto tienen un campo de energía.

Visualizando el aura o energía espiritual

Las auras de los seres con un cuerpo espiritual manifestado y adherido son mucho más fáciles de percibir, debido al mayor foco de energía en ellas. Aquí se podría evidenciar la diferencia en el aura, entre un animal y un objeto.

Una de las razones por las que las personas y los animales son tan aficionados al tacto se debe en parte a la transferencia de energía del aura. Disfrutamos acariciando a nuestras mascotas, abrazando a nuestros hijos, y aún más cerca, teniendo contacto piel a piel con nuestra pareja.

Al compartir el contacto físico, también compartimos la energía amorosa, de un aura a otra, y la energía amorosa se siente y se disfruta.

Piensa en la diferencia en la sensación que obtienes al tocar a alguien o darle un beso, en comparación con estar cerca de ellos, realmente piénsalo, ¿no sales con mucha más energía y vitalidad al experimentar el contacto? Sus auras se han entrelazado y transferido energía de una a otra.

Dado que es nuestro cuerpo espiritual el que crea el aura que vibra a una frecuencia energética más alta, podemos ajustar nuestros sentidos para detectarlo. Nuestro cuerpo espiritual está sintonizado para ver el aura, así que debemos aprovechar las habilidades de nuestro cuerpo espiritual para entrenar los sentidos de nuestro cuerpo físico.

Cuando meditas, haces yoga, inicias contacto con el reino de los espíritus, rezas (a un Dios o creador de tu preferencia) o cualquier otra experiencia espiritual, tu aura se agranda.  Aquellos que perciben las auras observan claramente su crecimiento y cambios de color.

Al alinearse con las energías espirituales en el reino de los espíritus, tu aura puede brillar de un blanco brillante para que coincida con la intensa frecuencia de luz y amor del lado superior.

Las brechas en el aura de una persona pueden aparecer si hay problemas con el cuerpo físico. Por ejemplo, una persona con una lesión en la espalda puede presentar un aura incompleta en el área de la espalda, esto se debe a que las energías en esa área están extremadamente agotadas.

El aura puede mostrar los siete colores del arco iris.

El aura consiste en colores. Si haces brillar luz blanca a través de un prisma, se divide en los siete colores del arco iris, los mismos que los siete colores de los chakras que corren por el centro de nuestro cuerpo espiritual.

El cuerpo espiritual está compuesto de una energía de luz de alta vibración, así que tiene sentido que pueda filtrarse en uno o más colores dependiendo de las circunstancias de los pensamientos y emociones que se manifiestan.

Un amarillo vibrante podría representar la amistad y la aceptación de los demás, pero un amarillo apagado es un bloqueo en el chakra amarillo, un ego excesivo y una inclinación hacia el poder o la manipulación. Un aura negra es la ausencia de amor-luz, representando un alma deprimida e infeliz.

Visualizando los colores del aura

Es bueno recordar que así como la apariencia física de cada persona es diferente, cada espíritu es diferente y se equilibra de manera diferente. Por lo tanto, leer el aura de una persona puede dar diferentes interpretaciones a otra.

Tus emociones cambian a lo largo del día, y tu perspectiva cambia en ciclos más grandes a medida que atraviesas la vida. Los colores y la intensidad de tu aura también cambian junto con los niveles de energía, polaridades y distorsiones con el tiempo.

La fuerza más poderosa del mundo (el amor), energiza, expande, e ilumina el aura.

Técnicas para ver el Aura:

Antes de la guía paso a paso, es útil conocer las nociones fundamentales detrás de la visión de las auras. La clave es tener los ojos relajados y desenfocados. Más el uso de la visión periférica que también está desenfocada. Al dejar que los ojos se relajen un poco, la energía del aura puede aparecer.

Esto sucede por dos razones, en primer lugar, la energía del aura es de mayor frecuencia, efectivamente de otra dimensión. Sólo fuera de foco parece reunir masa y hacerse visible.

En segundo lugar, es posible que, dado el enfoque más suave de los ojos físicos, el ojo de la mente (chakra índigo o glándula pineal) pueda contribuir a la visión percibida.

El ojo de la mente, perfectamente capaz de ver las frecuencias más altas de la energía, superpone sus percepciones sobre la percepción del ojo humano, creando una imagen más veraz y multidimensional, la del aura que rodea el cuerpo humano. El ojo mismo de la mente es su puerta personal a las dimensiones superiores de la existencia.

Guía paso a paso para ver el Aura:

1. Pon una vela en un lugar seguro contra incendios en una habitación oscura.

2. Siéntate a unos metros de la vela con la espalda hacia ella.

3. Ten una superficie oscura frente a ti como una mesa de madera. Coloca un paño o papel oscuro sobre la mesa para asegurarte de que esté oscuro y sin brillo.

El aura es sensible a todo lo que acontece en nuestro interior y exterior.

4. Coloca tu mano sobre la superficie oscura y obsérvala.

5. Concéntrate en la palma de la mano para que las áreas circundantes queden en la visión periférica y, por lo tanto, desenfocadas.

6. Suaviza el enfoque de tus ojos. La oscuridad ayuda con esto. Relaja el cuerpo y los músculos de los ojos un poco.

Después de unos minutos es probable que empieces a ver un halo de energía alrededor de tu mano, puede ser claro, ondulante o tenue la primera vez que lo intentes.

Si tienes una visión deficiente en la oscuridad, o simplemente prefieres hacer esto, intenta el mismo ejercicio en una habitación normalmente iluminada. Ten papel blanco (no reflectante) sobre la mesa frente a ti y mira tu mano de la misma manera.

El aura puede desaparecer y reaparecer si mueves los ojos o parpadeas. Esto es normal porque tu cerebro está reajustando el enfoque de tus ojos, así que necesitas relajar tu visión una vez más.

Cómo sentir tu Aura:

Una cosa rápida para que la pruebes… Puedes sentir tu aura haciéndola rebotar contra sí misma.

Pero, ¿Qué es el aura? El entretejerse siempre extraño del espacio y el tiempo. Walter Benjamín

1. Extiende las manos frente a ti, con las manos juntas y las palmas tocándose.

2. Separa las manos unas 4 pulgadas y luego hazlas rebotar juntas sin tocarlas, así como aplaudir pero no dejes que tus manos se toquen, deten el movimiento a una pulgada de distancia.

¿Puedes sentir tus manos rebotando lejos una de la otra? ¿Como si hubiera una bola blanda entre ambas? Se siente similar a dos imanes de la misma polaridad que se repelen el uno al otro.

Compartiendo energía aurica

Conocer sobre la forma de percibir y sentir nuestra aura nos acerca mucho a la experiencia de vivir nuestra energía vital (prana), al permitirnos ser más conscientes de que somos mucho más que un cuerpo mental y un cuerpo físico, somos un cuerpo espiritual, cuya energía vital (prana) no tiene límites que la separen de la energía universal (prana) siendo ambas parte de la misma energía, evidencia nuestra indiscutible unión con todo lo creado, confirma y reafirma la idea ancestral de que todos somos uno.

Te podría interesar leer sobre cómo experimentar la espiritualidad en tu vida diaria para mantenerte en contacto con la fuente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.