Take a fresh look at your lifestyle.

6 Señales de Advertencia que Estás Experimentando Agotamiento Emocional y Mental Total

El agotamiento emocional y mental puede tener efectos devastadores en la vida de una persona y en su salud. Estas señales de advertencia están gritando que es hora de un descanso.

Como humanos, tendemos a tener un poco más de dificultad en la vida que, digamos, un gato doméstico. Tenemos responsabilidades y cuentas, plazos y mandados, y aunque estas son cosas que hay que hacer, sin duda pueden afectar nuestros niveles de estrés. A su vez, nuestros estados emocionales y mentales se ven afectados.

Además, cuando estamos estresados, tendemos a descuidar nuestras necesidades básicas. La mala alimentación y la falta de sueño contribuyen a las emociones inestables, y lo que la gente  llama “niebla cerebral”.

“El estrés inmanejable nos afecta a todos de diferentes maneras, pero hay signos que hay que tener en cuenta: sentirse irritado, tener dificultades para dormir o luchar por concentrarse.  Stephen Buckley

Aquí hay 6 signos reveladores de agotamiento emocional y mental:

1. Cansancio:

Hay una gran diferencia entre estar cansado y sentir que nunca se está cansado. Las cosas más pequeñas parecen 10 veces más pesadas de llevar, levantarse de la cama está más allá de una tarea, y no puedes recordar la última vez que tuviste energía para hacer algo divertido.

Esto suele suceder porque vivimos estilos de vida acelerados y nunca nos damos suficiente tiempo para recargarnos por completo. Recuerda que lo mejor que tienes es tu salud, y dedicar tiempo a sí mismo es de suma importancia.

2. Irritación:

Podría ser la forma en que alguien dice algo, el perro se interpone en tu camino, o incluso algo tan tonto como el viento soplando. Sea lo que sea, te está irritando.

Es posible que descubras que tus primeras pistas sobre el estrés y la irritación son señales físicas, como cansancio, dolores de cabeza o malestar estomacal”. Cuando empieces a notar estas señales, es una buena idea tomarte un tiempo y darte un poco de espacio para respirar.

“Puede que te sientas muy alterada y emocionada, o que tengas ganas de llorar. El estrés severo también puede afectar tu presión arterial”.

3. Llorar:

No hay absolutamente nada malo en llorar, es una manera saludable de liberar emociones. Sin embargo, muchos de nosotros somos criados para mantener esas emociones bajo control y nunca permitirnos llorar. Esta falta de comprensión emocional que vivimos de niños, nos lleva de adultos a ser incapaces de procesar adecuadamente nuestros sentimientos de una manera saludable.

Entonces, ¿qué sucede cuando una persona llega a un punto en el que tiene un nivel insoportable de estrés y se rompe emocionalmente? Llora. Y debido a los sentimientos asociados con el llanto tales como la culpa, el miedo o la vergüenza, el estrés aumenta y la espiral continúa.

Llorando a causa del agotamiento emocional y mental

En primer lugar, permítete llorar. Entonces, permítete dejar ir lo que sea que te haya llevado a ese punto en particular y libera un poco el agotamiento emocional y mental.

4. Apatía:

Apatía en su forma más simple, significa falta de sentimiento. Esencialmente, se trata de estar adormecido en una capacidad emocional. Es perder la esperanza fundamental de que la felicidad o realización personal es posible.

Tal vez te sientas tan agotada por las tediosas rutinas diarias que parece que no hay nada que esperar. O tal vez te enfrentaste a algún tipo de rechazo, o no lograste alcanzar una meta importante.

Sin importar lo que te trajo a una existencia apática, es completamente posible revertirla y recuperar tu chispa. Lo más importante es que te despegues del tipo de pensamiento que te llevó allí.

Si estás siendo victima de la apatía, haz un alto y recupera tu chispa.

5. Confusión:

Cuando las cosas pequeñas comienzan a sentirse como cosas grandes, puede ser el momento de reevaluar tu bienestar emocional y mental.

Olvidar nombres, asignaciones de trabajo e incluso tu propia edad es una señal de neón de que estás bajo una enorme tensión mental. Tu cerebro está tratando de decirte que es hora de un descanso. Están pasando demasiadas cosas, y tu cuerpo no puede soportar el estrés.

Confusión mental por el agotamiento

6. Ansiedad:

Una llamada telefónica, un golpe en la puerta, la posibilidad de que alguien te pida que hagas algo, y de hecho tener que hacer algo, todas estas cosas pueden causar ansiedad instantáneamente si estás emocional y mentalmente exhausta.

Si tus pensamientos están llenos de temor y ansiedad, y tu corazón se acelera cada vez que contemplas lo lejos que tienes que llegar, recuerda lo lejos que ya has llegado. En lugar de enfocarte en lo que está a la distancia, mira dónde estás y dónde comenzaste.

El agotamiento emocional y mental lo puede sufrir cualquiera, y si te pasa a ti, escucha a tu cuerpo y cuida de ti mismo. Date la importancia que mereces. Si es necesario, programa tiempo para ti todos los días y date un respiro.

Te invito a leer sobre  La Sanación Intuitiva ¡Y Permite Que Tu Alma Sea Tu Doctora!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.